La embajadora de Ucrania en Canadá, Yulia Kovaliv, pidió hoy a las autoridades del país norteamericano que se nieguen a reparar otras cinco turbinas del Nord Stream, un gasoducto ruso clave para Europa, al afirmar que el Kremlin utiliza el suministro "como herramienta de humillación" hacia Occidente.

Moscú redujo los envíos a Europa bajo el argumento que le faltaban unas piezas que estaban siendo reparadas en Canadá y que no podían ser devueltas debido a las sanciones por la invasión a Ucrania.

Ahora que Canadá envió a Alemania, país que recibe el gas por Nord Stream, una primera turbina reparada y lista para su entrega a Rusia, Kovaliv llamó a los diputados canadienses a "no caer en la trampa".

Rusia "es responsable de la crisis del gas en Europa", aseveró la diplomática en una sesión de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de los Comunes de Canadá sobre posibles excepciones a las sanciones impuestas contra Moscú por la guerra.

"Si la razón de la excepción es evitar que Rusia atribuya a las sanciones las interrupciones en el suministro de gas, está ahora más claro que nunca que Rusia utilizará las otras cinco turbinas como herramienta de humillación", aseveró antes de insistir: "No caigan en la trampa".

El gigante estatal ruso Gazprom aseguró ayer que la restitución de la turbina del gasoducto era impedida por las sanciones aplicadas contra Moscú por la invasión de Ucrania.

"Las sanciones que rigen en Canadá, la Unión Europea (UE) y el Reino Unido, así como las inconsistencias de la situación actual con las obligaciones contractuales de Siemens hacen que esa entrega sea imposible", señaló la firma en un comunicado, refiriéndose al fabricante alemán de la turbina.

Los países europeos creen que el Kremlin busca un pretexto para retrasar la devolución de esta turbina y reducir aún más sus entregas de gas, en el contexto de las tensiones en torno a Ucrania.

Hoy, la Comisión Europea (CE) aseguró que las medidas económicas occidentales contra Rusia no impiden el envío a Moscú de la turbina de Siemens.

"No hay nada en las sanciones que prohíba que la turbina de Siemens que actualmente tiene que ir a Rusia, vaya. Todo lo demás que se diga sobre el asunto es simple y llanamente incorrecto", aseguró el vocero de la CE, Eric Mamer, en una rueda de prensa.

Según Bruselas, "las sanciones no afectan a bienes o tecnologías relacionados con la industria o el transporte de gas natural a la UE". Además, "el Nord Stream no está sometido a ninguna sanción", apuntó.

Las declaraciones van en línea con lo expresado ayer por Alemania, que aseguró que Moscú solo tiene que "proporcionar la información aduanera necesaria para que la turbina sea transportada a Rusia".

Rusia redujo las entregas en junio y julio a través del gasoducto Nord Stream 1, que une Rusia con Alemania a través del Mar Báltico.

El gasoducto es de gran importancia estratégica para el suministro de gas a los europeos, especialmente a los alemanes, muy dependientes de los recursos energéticos rusos, que van a ser requeridos con mayor necesidad cuando empiece el verano boreal.

Según los operadores europeos del sector, el nivel de llenado de las instalaciones alemanas de gas natural sigue acercándose a la marca del 75% a pesar de la gran reducción de los volúmenes de suministro procedentes de Rusia.

En su última publicación, que recoge los datos con dos días de atraso, los operadores precisaron que el miércoles el nivel era del 70,4%, informó la agencia de noticias Europa Press.

Una nueva normativa estipula que las instalaciones de almacenamiento de Alemania deben estar llenas al menos en un 75% para el 1º de septiembre, en preparación para el inicio del frío en el hemisferio norte. (Télam)