El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, promulgó hoy una ley que endurece las penas por desobediencia y deserción entre el personal militar, una medida que cuando pasó por el parlamento fue criticada por organizaciones humanitarias por castigar a los militares que están repeliendo la invasión rusa.

La decisión había sido aprobada en diciembre por el parlamento ucraniano pero faltaba la firma del presidente.

El texto prohíbe negarse a obedecer una orden, amenazar a un comandante, beber alcohol, desertar y huir del campo de batalla, entre otras cosas, informó la agencia de noticias AFP.

También prohíbe a los tribunales reducir las penas o conceder penas condicionales a los soldados condenados, una medida fue muy criticada. 

Los soldados ucranianos se enfrentan a penas de hasta 12 años de prisión por deserción, hasta 10 años por desobediencia o negativa a combatir y hasta siete por amenazar a un oficial superior. 

Cuando se debatió en el Parlamento, el texto fue criticado por activistas de derechos humanos y varias organizaciones pidieron al presidente que no lo firmara. Una petición en contra reunió casi 35.000 firmas en diciembre. 

"En lugar de dar las gracias a los militares, que repelieron una invasión rusa a gran escala durante casi un año y llevaron a cabo con éxito operaciones para liberar el territorio, nos condenan a penas de prisión por el más mínimo desacuerdo o comentario a los mandos", denunciaba la petición.

(Télam)