Ucrania denunció hoy "violentos combates" en la acería Azovstal, último reducto bajo su control en la ciudad de Mariupol, aunque Rusia negó haber lanzado un asalto total contra la planta donde están atrincherados combatientes y civiles ucranianos.

"Desgraciadamente hay violentos combates en Azovstal", dijo el alcalde Vadim Boïtshenko a la televisión local.

"Se perdió el contacto" con las fuerzas ucranianas que están dentro de la acería y no hay manera de saber "qué está pasando y si están en seguridad o no", agregó en declaraciones reproducidas por la agencia de noticias AFP.

Según el dirigente, "la artillería pesada, los tanques (y) la aviación" están en acción en esta ofensiva rusa, así como barcos que se aproximan a la costa del mar de Azov, donde se encuentra el complejo de Azovstal.

"Nuestros muchachos son valientes y defienden la fortaleza, pero es muy difícil", dijo y apuntó que, "al contener al enemigo" durante semanas, los últimos combatientes atrincherados en el subsuelo del enorme complejo metalúrgico "permitieron ganar tiempo".

Boïtchenko aseguró de nuevo que había allí "civiles, cientos", entre ellos "niños que esperan ser rescatados". "Hay más de 30", afirmó.

Un combatiente ucraniano del regimiento Azov, catalogado como "nazi" por Moscú, anunció ayer que los rusos habían lanzado un "potente asalto" contra el sitio, pero el Kremlin negó hoy esa información.

"La orden fue dada [el 21 de abril] públicamente por el comandante en jefe [el presidente Vladimir Putin] de anular cualquier asalto. No hay asalto" en este momento, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov,

También, explicó que las tropas rusas rodean el lugar y solo intervienen para "cortar rápidamente los intentos" de los combatientes ucranianos de llegar a "posiciones de tiro".

En sintonía, el Ministerio de Defensa ruso solo había anunciado ataques aéreos y de artillería contra la acería para "destruir las posiciones de tiro ucranianas".

Rusia, que lleva a cabo una ofensiva militar en Ucrania desde el 24 de febrero, controla gran parte de Mariupol.

Incluso, el servicio de inteligencia militar ucraniano (GUR) aseguró hoy que Rusia prepara un desfile militar en la ciudad para el 9 de mayo, día en que se recuerda su victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Según el GUR, el subdirector de la administración presidencial rusa, Serguei Kirienko, llegó a la localidad para preparar ese desfile.

"La misión principal del responsable de Putin es preparar las celebraciones del 9 de mayo", explicó el GUR en un comunicado publicado en la aplicación Telegram.

"Las avenidas principales de la ciudad se están limpiando con urgencia, los escombros y los cadáveres se retiran, al igual que las municiones que no han explotado", agrega el texto.

Según el GUR, "una campaña de propaganda a gran escala está en marcha" entre la población de la ciudad, que ahora se sitúa entre 100.000 y 120.000 personas, frente al medio millón de antes de la guerra.

Están suprimiendo todas las pruebas de los crímenes que cometieron", declaró el alcalde Boïtshenko. "Le dan comida a la población a cambio del trabajo que hacen", agregó.

El Ministerio de Defensa ruso, al responder una pregunta sobre los preparativos del 9 de mayo, no mencionó la posibilidad de un desfile en Mariupol.

"Este año, los desfiles militares se celebrarán en 28 ciudades rusas", dijo un vocero y detalló que participarán "cerca de 65.000 personas, unos 2.400 tipos de armamento y equipos militares y más de 460 aviones serán movilizados". (Télam)