La Fiscalía Regional de Jarkov denunció hoy que las fuerzas rusas dispararon contra una columna de 15 vehículos repletos de civiles en una zona en la que se encontraron seis automóviles dañados y cuatro cuerpos quemados.

"En la carretera cerca de la aldea Staryi Saltiv, las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia dispararon a la columna indicada de coches con habitantes pacíficos", acusó la Fiscalía en su perfil oficial de la aplicación de mensajería Telegram y añadió que abrió una investigación sobre lo sucedido.

Según las autoridades, el hecho ocurrió el 4 de mayo pasado y en el área se encontraron seis automóviles dañados y cuatro cuerpos quemados, informó la cadena ucraniana Canal 24.

Por otro lado, un bombardeo realizado hoy también en la región de Jarkov destruyó el Museo Gregory Skovoroda en el pueblo de Skovorodynivka, indicó un miembro de la comunidad en su perfil oficial de Facebook.

"Como resultado de un bombardeo nocturno con misiles, el Museo Gregory Skovoroda fue destruido. En vísperas de la guerra, acababan de terminar allí las obras de restauración, nos estábamos preparando para celebrar los tres siglos de un filósofo prominente", señaló en declaraciones citadas por la agencia de noticias Europa Press.

Debido al bombardeo, el hijo del director del museo, de 35 años, que estaba haciendo guardia en las instalaciones, resultó herido.

Los cuerpos de seguridad ucranianos lo rescataron debajo de los escombros y lo trasladaron al hospital, según indicó la agencia de noticias local Unian. (Télam)