Ucrania informó hoy que bombardeó plataformas petroleras en el mar Negro que habrían sido utilizadas como "instalaciones" militares por los rusos para reforzar su control en la región, en lo que es el primer ataque del que se tiene noticia contra una infraestructura de hidrocarburos en alta mar desde el inicio de la guerra.

"En esas instalaciones, Rusia organizó pequeñas guarniciones, almacenó equipos de defensa aérea, incluidos radares. Es decir, estas plataformas se convirtieron en instalaciones que ya ayudaron y están ayudando a los rusos a reforzar su control total de la parte noroeste del mar Negro", indicó el vocero de la región de Odesa, Sergei Brachuk.

Según este portavoz, citado por la agencia de noticias Interfax-Ucrania, también había herramientas de "reconocimiento" en las plataformas de extracción de gas situadas a 70 kilómetros de Odesa, principal puerto de Ucrania.

Por su parte, el gobernador instalado por el Kremlin en Crimea tras su anexión 2014, Sergei Aksionov, los disparos tenían como objetivo tres plataformas de perforación de la empresa Chernomorneftegaz, lo que obligó a evacuar a 94 personas.

Se trata del primer ataque del que se tiene noticia contra una infraestructura de hidrocarburos en alta mar en Crimea desde que empezó la ofensiva rusa en Ucrania, el 24 de febrero pasado.

Por otro lado, pero vinculado a esto, Rusia afirmó hoy que rechazó un "loco" intento de las fuerzas ucranianas de recuperar la isla de las Serpientes, un territorio que conquistó en el mar Negro al comienzo de su invasión.

"El (lunes) 20 de junio a las 5 horas de la mañana, el régimen de Kiev emprendió un nuevo y loco intento de tomar posesión de la isla de las Serpientes", declaró el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov.

Según Konashenkov, las fuerzas ucranianas "tenían previsto realizar bombardeos aéreos y de artillería masivos (...) antes de desembarcar y capturar" la isla.

El funcionario aseguró que 15 drones de ataque y de reconocimiento ucraniano habían tomado parte del ataque aéreo y que baterías de lanzamisiles y obuses dispararon hacia la isla.

No obstante, los sistemas de defensa aérea y antimisiles rusos interceptaron todos los proyectiles y derribaron 13 drones, "forzando al enemigo a abandonar cualquier desembarco en la isla de las Serpientes", afirmó.

El vocero también aseguró que los radares rusos habían detectado en la zona un dron de observación estadounidense RQ-4 "Global Hawk".

Konashenkov afirmó que fue tras ese intento de ataque que las fuerzas ucranianas bombardearon las plataformas de perforación de hidrocarburos en el mar Negro.

La pequeña isla de las Serpientes se convirtió en símbolo de la resistencia después de que un grupo de guardias ucranianos que la defendía rechazó, en un mensaje de radio ya famoso en todo el país, la orden de rendirse lanzada desde un buque ruso. (Télam)