El Gobierno turco anunció hoy la suspensión de una visita programada del ministro de Defensa sueco, Pal Jonson, en protesta contra una posible quema del Corán durante una manifestación que tendrá lugar en la capital de Suecia, Estocolmo.

"En este momento, la visita a Turquía del ministro de Defensa sueco, Pal Jonson, no es importante ni significativa. Por lo tanto, la hemos cancelado", expresó el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, sobre la visita prevista para la semana que viene, informó la agencia oficial de noticias turca Anatolia.

En el centro de la polémica se encuentra el ultraderechista sueco-danés Rasmus Paludan, quien el año pasado ya quemó dos veces en Suecia una copia del Corán "bajo el pretexto de la libertad de expresión"; acto que tiene intención de repetir hoy cerca de la Embajada turca en Estocolmo, según la agencia de noticias Europa Press.

Los actos de Paludan son habitualmente respondidos con concentraciones antifascistas que a mediados de abril terminaron en graves choques con la Policía.

La visita del ministro sueco tenía como objetivo superar las objeciones de Turquía a la candidatura del país escandinavo para sumarse a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Turquía bloquea desde mayo las candidaturas de Suecia y Finlandia a la OTAN por considerarlas santuarios de miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y de otras organizaciones a las que define como "terroristas".

El ministro sueco de Defensa afirmó que la decisión de "postergar" su visita a Turquía fue tomada en conjunto con su homólogo turco el viernes durante una reunión sobre Ucrania en la ciudad alemana de Ramstein.

"Las relaciones con Turquía son muy importantes para Suecia y nos alegramos de continuar el diálogo", dijo Pal Jonson en Twitter.

De momento, Turquía convocó al embajador sueco en el país para comunicarle su desagrado ante la decisión de las autoridades suecas de no impedir el acto de Paludan.

En la convocatoria, explicaron fuentes de Relaciones Exteriores turcas a la cadena TRT, "se le hizo saber al embajador sueco que Turquía condena enérgicamente un acto de provocación que es claramente un crimen de odio".

"La actitud de Suecia es inaceptable. Esperamos que no se permita el acto y que los insultos a los valores sagrados no se puedan defender bajo la apariencia de 'derechos democráticos'", agregaron.


(Télam)