Turquía, que bloquea desde mayo la entrada de Suecia y Finlandia a la OTAN, tiene exigencias que Estocolmo no puede ni quiere aceptar, dijo hoy el primer ministro sueco, Ulf Kristersson.

"Turquía confirmó que hemos hecho lo que dijimos que haríamos, pero también dice que quiere cosas que no podemos ni queremos darle", afirmó Kristersson, en alusión al proceso de adhesión de su país a la Alianza Atlántica, en un conferencia sobre defensa y seguridad en presencia del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

"Estamos convencidos de que Turquía tomará una decisión, lo que no sabemos es cuándo", dijo y agregó que esto dependía de factores de política interior turca y de la "capacidad de Suecia de mostrar su seriedad", informó la agencia de noticias AFP.

El Gobierno de Recep Tayyip Erdogan bloquea desde mayo la entrada de Suecia y Finlandia a la OTAN por lo que califica como falta de cooperación a la hora de resolver extradiciones de miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y sus aliados de las Unidades de Protección Popular (YPG), a los que Ankara considera como "terroristas".

Para finales de diciembre, el Tribunal Supremo sueco rechazó extraditar al periodista Bülent Kenes, reclamado por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Hasta la fecha, sólo los parlamentos turco y húngaro no ratificaron la entrada de Suecia y Finlandia a la OTAN.

Días después, Turquía reiteró su exigencia a que esos dos países nórdicos "corten sus relaciones con organizaciones terroristas" para levantar el veto al ingreso a la OTAN, solicitado en el marco de la guerra en Ucrania.

Al margen de la conferencia de hoy, el jefe de la diplomacia finlandesa confirmó que su país entraría a la alianza militar al mismo tiempo que su vecino sueco.

"Finlandia no tiene tanta prisa para entrar en la OTAN como para no esperar que Suecia obtenga su luz verde", dijo Pekka Haavisto a la prensa. (Télam)