Las fuerzas militares turcas iniciaron su retirada de Afganistán, informó hoy el Ministerio de Defensa, lo que presume que abandonarán sus planes iniciales de proteger el aeropuerto de Kabul en medio de las evacuaciones tras la toma de poder por parte de los talibanes.

"Las fuerzas armadas turcas regresan a nuestra patria con el orgullo de haber cumplido con la tarea que se les encomendó" señaló la cartera en una declaración.

El presidente Recep Tayyip Erdogan expresó por su parte que "es importante que Afganistán se estabilice".

"Turquía continuará en un estrecho diálogo con todas las partes en Afganistán de acuerdo con este objetivo", añadió el mandatario en una breve conferencia de prensa consignada por la agencia de noticias AFP.

Turquía tenía más de 500 soldados como parte del contingente de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Afganistán y estaba negociando con Washington y los talibanes un rol de vigilancia en el aeropuerto después del retiro de las tropas estadounidenses, prevista para el próximo martes.

Pero la rápida conquista de la capital afgana por parte de los talibanes desbarató todos los planes.

En Afganistán se superponen intereses de varias naciones deseosas de acrecentar o preservar su influencia en un país estratégico y rico en minerales que, como en el siglo XIX, vuelve a ser epicentro de un "Gran Juego" de rivalidad y pugna entre potencias.

La reconquista del poder por los talibanes abre un resquicio para que Rusia, China, Turquía e Irán extiendan su influencia en Asia Central en detrimento de Occidente, que podría buscar fortalecer relaciones con India y Pakistán para tratar de equilibrar fuerzas.

La llegada al poder del grupo islamista podría convertirse en un dolor de cabeza para Irán y Turquía, dos pesos pesados de la región.

Ambos ven la salida de Estados Unidos como oportunidad para realzar su influencia, pero no quieren un nuevo aluvión de refugiados, menos ahora con el azote del coronavirus.

Ambos acogen ya a muchos refugiados -3,6 millones de sirios en Turquía; 3,5 millones de afganos en Irán- y la tolerancia de sus poblaciones se está agotando. (Télam)