Turquía advirtió hoy que Estados Unidos no es el único país que vende aviones de combate y que podría recurrir a otros fabricantes, entre ellos Rusia, si no se los proporciona, tras el bloqueo del Congreso estadounidense a la venta de las aeronaves.

"Espero que Estados Unidos no nos empuje hacia otros caminos. Quiero decir que Estados Unidos no es el único país del mundo que vende aviones de combate. Inglaterra, Francia y Rusia también los venden. Es posible obtenerlos en todas partes", afirmó el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, según la agencia de noticias local Anatolia.

Si bien las conversaciones entre ambos países continúan, Ankara protestó por las condiciones establecidas por el Congreso de Estados Unidos para concluir la venta.

Los diputados estadounidenses exigen que Turquía se abstenga de toda amenaza contra Grecia, en particular de violar su espacio aéreo, tal como ocurrió el 23 de agosto al oeste de la isla de Rodas, recordó la agencia de noticias AFP.

Turquía, miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), desea adquirir en Estados Unidos 40 aviones de combate F16, así como los repuestos necesarios para el mantenimiento y la modernización de los F16 que ya posee.

El país eurasiático ya pagó 1.400 millones de dólares por un pedido de aviones F35, nunca entregados. El contrato fue congelado por Estados Unidos en 2019 después de que Ankara comprara un sistema antimisiles ruso, considerado como una amenaza para los F35. 

Washington excluyó entonces a Turquía de este programa militar de vanguardia.

Sin embargo, las relaciones entre Turquía y Estados Unidos mejoraron desde la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero.

Eso quedó plasmado durante la cumbre de la OTAN de junio en Madrid, donde el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se mostró a favor de la venta de los aviones F16 a Turquía aunque aclaró que tenía que convencer al bloque republicano del Congreso para que se apruebe la medida. (Télam)