Las autoridades de Turquía acusaron hoy a los guardacostas griegos de haber arrojado al mar a siete migrantes con las manos atadas y sin chalecos salvavidas, lo que provocó la muerte de al menos tres, mientras otros tres fueron salvados por oficiales turcos

"La noche pasada, los guardacostas griegos golpearon a siete migrantes, les robaron sus posesiones y les ataron las manos antes de lanzarlos al mar sin chaleco salvavidas ni barca de salvamento. Los abandonaron a su suerte", dijo en Twitter el ministro turco de Interior, Suleyman Soylu.

Los guardacostas turcos dijeron que habían podido socorrer a tres personas y recuperar tres cadáveres en el mar Egeo. "Las tareas de búsqueda siguen para encontrar a la última persona desaparecida", dijeron en un comunicado citado por la agencia de noticias AFP.

Soylu mostró un video de un hombre, que se presenta como uno de los supervivientes, en el que explica que el grupo de migrantes del que formaba parte fue detenido por las autoridades griegas ayer, cuando estaban cerca de la isla de Quíos, tras un viaje que comenzó en Turquía.

"Tomaron nuestro dinero y nuestros teléfonos y nos golpearon. Éramos siete. Nos arrojaron a patadas (al mar)", dijo en turco.

Otro hombre, también presentado como un migrante, aparece en este video con las manos atadas con una cuerda de plástico.

Las declaraciones no pudieron hasta ahora ser verificadas de forma independiente.

No es la primera vez que los guardacostas griegos son acusados de este tipo de prácticas, pero las autoridades de Atenas siempre rechazan estos hechos.

El mar Egeo es una de las principales rutas usadas por los migrantes para entrar clandestinamente en Europa.

(Télam)