En el mismo día en que el Colegio Electoral confirmó la victoria de la fórmula presidencial demócrata integrada por Joe Biden y Kamala Harris, el mandatario saliente, Donald Trump, anunció hoy la renuncia de uno de los miembros de su gabinete más cuestionados: el secretario de Justicia y fiscal general, William Barr.

"Recién tuve una muy linda reunión con el fiscal general Bill Barr en la Casa Blanca. Nuestra relación ha sido muy buena y ¡él ha hecho un enorme trabajo!", tuiteó Trump y agregó que "Bill dejará (el cargo) justo antes de Navidad para pasar las fiestas con su familia".

Barr dejará el Gobierno el 23 de diciembre y será reemplazado por su número dos.

En su carta de renuncia, Barr no hizo mención a la transición de Gobierno en curso. Por el contrario, pidió que se continúe trabajando para "asegurar la integridad de las elecciones y promover la confianza pública en su resultado".

Pese a los elogios cruzados en el tuit del presidente y en la carta del futuro exfuncionario, la tensión entre ambos venía escalando, especialmente desde que Barr concluyó que la investigación oficial sobre el presunto fraude electoral no había encontrado ningún fundamento para avanzar.

Trump también lo había criticado públicamente porque el FBI estaba investigando al hijo del presidente electo Biden, Hunter Biden, y el secretario de Justicia no había dicho nada.

Pero, aún si los últimos tiempos fueron tensos, Trump y Barr fueron muy cercanos desde que lo nombró en el cargo en 2019 y se convirtió en su escudo legal en muchos de las iniciativas y casos más polémicos del Gobierno que terminará el mes próximo. (Télam)