Tropas rusas apoyadas por fuego de artillería irrumpieron en una ciudad clave de la región del este de Ucrania que buscan conquistar y libraban hoy combates en las calles con fuerzas ucranianas, informaron autoridades.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, en tanto, visitó por primera vez el este de Ucrania desde la invasión rusa del 24 de febrero, con un viaje a una provincia vecina a la zona que es el principal teatro de las operaciones militares.

Severodonetsk, una ciudad industrial, es epicentro de los enfrentamientos en la región del Donbass, cuya captura ha sido fijada por Rusia como objetivo central de esta parte de su ofensiva en Ucrania, luego de retirar las tropas de Kiev, a fines de marzo.

Tras bombardearla durante semanas, tropas rusas y milicias prorrusas de la región dijeron la semana pasada haber cercado Severodonetsk en su intento de tomarla junto a su ciudad vecina de Lisichansk.

Con la guerra ya en su cuarto mes, el alcalde de Severodonetsk dijo hoy que el enemigo había lanzado un "asalto", que ayer se combatió en la estación de trenes y que toda la ciudad se había quedado sin luz ni servicio de telefonía celular.

Las tropas rusas seguían hoy dentro de la ciudad y había combates en las calles, dijo el gobernador de la provincia de Lugansk, donde queda Severodonetsk.

Una niña murió y cuatro personas más resultaron heridas hoy por el impacto de un obús en un edificio residencial en Lisischansk, donde la situación se "agravó claramente", dijo el gobernador Sergii Gaidai en la aplicación de mensajes Telegram.

Severodonetsk es la mayor ciudad aún controlada por Ucrania en el Donbass, una región fronteriza con Rusia que también está integrada por la provincia de Donetsk, al sur de Lugansk.

Rusia ocupa total o parcialmente cinco provincias de Ucrania, incluyendo las dos del Donbass y la vecina Jarkov.

Zelenski estuvo hoy Jarkov capital, la segunda entre las mayores ciudades del país, visitó a soldados estacionados allí y prometió una reconstrucción integral de toda la provincia, informó la agencia de noticias AFP.

El gobernador de la provincia le dijo que el 30% de su territorio seguía en manos de Rusia.

Los bombardeos rusos de los últimos días en el Donbass provocaron repliegues de fuerzas ucranianas de sus posiciones y dejaron atrapados en sótanos a decenas de civiles en Severodonetsk y Lisichansk, dijeron autoridades locales.

El Ejército ruso anunció ayer la captura de Liman, una estratégica ciudad de Donetsk situada 60 kilómetros al este de Severodontesk cuyo control corta una de las pocas vías de abastecimiento de las fuerzas ucranianas en el Donbass.

Además, allana el camino hacia Sloviansk y Kramatorsk, las últimas dos grandes ciudades de Donetsk en poder de Ucrania luego de que Rusia capturara Mariupol, el mes pasado. Por Liman pasa la única ruta que va desde Kiev, la capital de Ucrania, a Sloviansk y Kramatorsk.

Zelenski, dijo anoche que la situación en la región oriental era de una "dificultad indescriptible". Dos días antes, dijo que Ucrania debía afrontar la realidad y hablar con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Al principio de la guerra hubo rondas de negociaciones, pero desde marzo quedaron interrumpidas luego de que Ucrania y Occidente denunciaran masacres deliberadas de civiles en localidades cercanas a Kiev que habían estado ocupadas por Rusia.

El alcalde de Severodonetsk, Oleksandr Striuk, dijo que ayer hubo combates en la estación de colectivos de la ciudad, y que un centro de ayuda humanitaria no pudo operar debido al alto riesgo.

La ciudad se quedó sin electricidad ni servicio de telefonía celular, y los residentes desafiaban bombardeos para ir a buscar agua a una media docena de pozos que sigue disponibles, agregó, informó la agencia de noticias Ukrinform.

Algunas rutas de abastecimiento seguían operativas, dijo.

El alcalde estimó que 1.500 habitantes de la ciudad, que antes de la guerra tenía unos 100.000, murieron como consecuencia de los ataques, de la falta de medicamentos y enfermedades que no pudieron tratarse.

De todos modos, no se mostró derrotado.

"Los rusos han usado muchos medios para tomar la ciudad pero no lo han logrado (...) Nosotros pensamos que la ciudad resistirá", dijo.

Gaidai dijo que otro civil murió ayer en Lisichansk y cuatro resultaron heridos por los ataques rusos, que alcanzaron un alto edificio departamento, un cine y 22 edificios residenciales más

En Rusia, en tanto, el comandante de las fuerzas armadas rusas del distrito central, el general Alexandre Lapine, celebró hoy "el valor y el heroísmo" de los militares que participaron en la toma de Liman.

Las Fuerzas Armadas de Ucrania dijeron hoy en un comunicado que el Ejército ruso trataba de reforzar su control de Liman y sus alrededores.

“El enemigo está reforzando sus unidades. Trata de ganar terreno en la región", dijo el Estado Mayor Conjunto en la nota.

Otras partes de Ucrania cercanas al Donbass fueron atacadas también por Rusia en las últimas horas.

El Servicio de Emergencias de Ucrania dijo hoy que bombardeos rusos provocaron anoche incendios en Jarkov capital, horas antes de la llegada de Zelenski.

Dos personas resultaron heridas en uno de los ataques, dijo el Gobierno provincial.

Jarkov limita por el este con las dos provincias del Donbass, y por el norte con Rusia.

El gobernador de Jarkov, Oleg Siniehubov, le dijo a Zelenski que Rusia controlaba todavía alrededor del 30% de la provincia, y que las tropas ucranianas habían "recapturado" otro 5% recientemente, contó el mandatario.

Siniehubov le informó que ataques rusos destruyeron más de 2.200 casas, sobre todo en las partes norte y este de la ciudad de Jarkov.

Zelenski visitó luego a soldados ucranianos estacionados en Jarkov.

“Siento un orgullo sin límites por nuestros defensores. Cada día, arriesgando sus vidas, pelean por la libertad de Ucrania", escribió el presidente en la aplicación de mensajes Telegram. (Télam)