Un tribunal alemán autorizó hoy al partido de extrema derecha III. Weg (Tercera Vía) a seguir instalando carteles con el lema "Cuelguen a Los Verdes" en una ciudad del este de Alemania, aunque solo podrán hacerlo a cierta distancia de los carteles del partido Los Verdes.

El Tribunal Administrativo de Chemnitz dio lugar a una solicitud de tramitación urgente de la agrupación ultraderechista, con la condición de que los carteles estén a una distancia de 100 metros con respecto a los carteles la formación ecologista.

El pasado miércoles, la ciudad de Zwickau ordenó al partido que retirara sus pancartas con el lema "Cuelguen a Los Verdes" en un plazo de tres días, y de no ser así, el propio Ayuntamiento las retiraría por entender que atentaban contra el orden público y la dignidad humana.

Por su parte, el tribunal justificó su decisión argumentando que, sobre la base de los principios establecidos por el Tribunal Constitucional para la publicidad electoral, se podía cuestionar si se daban las condiciones para injerir en la libertad de expresión.

La decisión aún no es vinculante, ya que tanto el partido Tercera Vía como la ciudad de Zwickau podrían recurrirla, informó la agencia de noticias DPA.

En Múnich, donde también aparecieron los carteles, la Fiscalía ordenó a la Policía retirarlos por alteración del orden público mediante amenaza de delito.

El III. Weg fue fundado en 2013 por un grupo de nacionalistas, entre ellos antiguos miembros del Partido Nacional Democrático (NPD), neonazis de los estados de Renania-Palatinado y Hesse y miembros de la organización de extrema derecha Freies Netz Süd, prohibida en Baviera en 2014, según los datos del organismo oficial BPB.

El partido se presenta por primera vez a unas elecciones generales este 26 de septiembre, en unos comicios que decidirán quién sucederá a Angela Merkel, tras 16 años en el poder.

Anteriormente, el III. Weg solo concurrió a comicios comunales y de distrito, así como a los regionales de Renania-Palatinado en 2016, donde obtuvo un 0,1% de los votos, y a las europeas de 2019, con apenas votos para la formación.

En tanto, el Partido Socialdemócrata (SPD) y Los Verdes comenzaron a negociar la posibilidad de formar gobierno juntos.

Al respecto, los dirigentes de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y de su aliada bávara, la Unión Social Cristiana (CSU), exigieron al SPD que aclare que no va a gobernar con los poscomunistas del partido La Izquierda, lo que en su opinión abocaría al país a un curso peligroso.

Por su parte, el candidato del SPD y favorito para suceder a Merkel en las encuestas, Olaf Scholz, aseguró que está dispuesto a dirigir el país en una coalición con Los Verdes.

La candidata de Los Verdes, Annalena Baerbock, en una reunión que mantuvo con Scholz la semana pasada en la ciudad de Potsdam se mostró favorable a un Gobierno de ambos partidos, si bien ve grandes diferencias en la protección del clima.

Si bien Scholz se negó hasta el momento a excluir la posibilidad de una alianza con La Izquierda, la criticó duramente luego de que esta formación política rechazara recientemente en una votación en el Parlamento la operación de rescate de las fuerzas armadas alemanas en Afganistán.

Las últimas encuestas muestran a Scholz como favorito para convertirse en canciller, por delante del democristiano Armin Laschet, sin embargo, como es probable que ningún partido consiga mayoría absoluta, los candidatos se ven presionados a decir con quiénes están dispuestos a trabajar en una coalición de gobierno. (Télam)