Argelia, Nigeria y Níger firmaron hoy un memorando para avanzar en el proyecto de gasoducto transahariano, de más de 4.000 km, que permitirá transportar el gas nigeriano a Europa, afectada por los cortes de suministro de Rusia y en medio de la continuidad de la guerra con bombardeos en el sur de Ucrania, informó la prensa local.

El gasoducto transahariano debería llevar miles de millones de m3 de gas de Nigeria a Argelia a través de Níger.

Argelia podrá entonces enviar el gas a los países de la Unión Europea (UE) a través del Transmed, que une el país con Italia vía Túnez, y también en forma de GNL (gas natural licuado) transportado por buques cisterna.

El anuncio se dio a conocer luego de la reunión que mantuvieron hoy en Argel los ministros de Energía y Minas argelino, Mohamed Arkab, y sus homólogos de Nigeria y Níger, Timipre Sylva y Mahamane Sani Mahamadou, respectivamente, donde firmaron el memorando tras debatir los aspectos del proyecto, especialmente el estado de avance, informaron la agencia de noticias argelina APS y AFP.

Por el momento, no hubo precisiones respecto de cuándo se completará.

El proyecto del gasoducto Trans-Saharan Gas-Pipeline (TSGP) se puso en marcha en 2009 con un costo estimado en 10.000 millones de dólares y prevé una longitud de 4.128 km, de los cuales 1.037 km están en Nigeria, 841 km en Níger y 2.310 km en Argelia.

La posibilidad de la obra se ha reactivado por el contexto geopolítico, marcado por la fuerte demanda internacional de gas y petróleo y el aumento de los precios tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia a finales de febrero. 

La noticia de esta reanudación se produce luego de que ayer el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, afirmara que España podía convertirse en una central de gas natural licuado y ser la alternativa al gas ruso para varios países de la UE, en medio de nuevos recortes anunciados desde Rusia.

Argelia es históricamente el país de origen desde el que España importa más gas, con un 46,9% que le llega a través de un gasoducto, o un 53,1% como Gas Natural Licuado (GNL).

El día previo, la UE había acordado reducir su consumo de gas en un 15% para disminuir su dependencia del suministro ruso de cara al próximo invierno.

El documento aprobado, a pesar de la negativa de Hungría, prevé que cada país haga "todo lo posible" para reducir en al menos un 15% el consumo de gas entre agosto de 2022 y marzo de 2023, respecto a la media de los últimos cinco años del mismo periodo.

Se trata de una medida optativa, pero en caso de "riesgo grave de penuria", un mecanismo hará obligatoria esa reducción, pero el objetivo será adaptado a las realidades de cada país a través de una serie de exenciones.

Días atrás, el subdirector general del Departamento de Energía de la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE, Matthew Baldwin, dijo que la UE buscaba suministros adicionales de gas de Nigeria, consignó el medio árabe Al Mayadeen.

También mencionó que la UE importa el 14% de sus suministros totales de GNL de Nigeria, y señaló que existe la posibilidad de duplicar este porcentaje.

En junio pasado, Nigeria dio luz verde a la Corporación Nacional de Petróleo de Nigeria para firmar un memorando de entendimiento con la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (Ecowas) para iniciar un proyecto para construir un nuevo gasoducto que conecte África con Europa. (Télam)