El papa Francisco aterrizó hoy en Bratislava para iniciar una visita de cuatro días a Eslovaquia tras pasar siete horas en Budapest, donde esta mañana convocó a Europa a rechazar el antisemitismo, se reunió con el premier conservador Viktor Orban y destacó el rol que los inmigrantes tuvieron en la construcción de una Hungría "multicultural".

Acompañado por Télam como único medio latinoamericano a bordo del avión papal, el pontífice aterrizó en el aeropuerto de la capital eslovaca a las 15.29 locales (10.29 de Argentina), donde fue recibido por la presidenta Zuzana Caputova, antes de iniciar sus actividades en suelo eslovaco con un encuentro ecuménico en la Nunciatura Apostólica.

(Télam)