El equipo especial de fiscales de la Operación Lava Jato, que durante siete años actuó contra la red de corrupción vinculada a la empresa estatal Petrobras, anunció hoy que fue disuelto por orden de la fiscalía general de la República.

La operación surgida en el Ministerio Público de Curitiba, capital del estado de Paraná, está bajo investigación del Supremo Tribunal Federal con sus principales integrantes, incluido al exjuez Sérgio Moro, sospechados de manipular políticamente las causas contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. (Télam)