El sindicato Unite anunció hoy que los trabajadores de ambulancias de Reino Unido realizarán huelgas de 10 días, repartidas entre los meses de febrero y marzo, como medida de protesta ante la falta de acuerdo con el Gobierno sobre sus salarios y condiciones de trabajo, en medio de una alta inflación.

Un total de 1.500 empleados de ambulancias participarán en estas huelgas, que tendrán lugar en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte.

Además, el sindicato anunció que el 6 de febrero se unirán a la huelga el gremio de enfermería y el personal de ambulancia representado por el sindicato GMB, en la mayor protesta del servicio público sanitario británico, conocido como NHS (National Health Service).

Los trabajadores de ambulancias exigen al Gobierno un aumento salarial por encima de la inflación, que se ubica actualmente en el 10,7%, mientras el Ejecutivo británico se niega a aumentar los sueldos por encima del 4,75%.

La secretaria general de Unite, Sharon Graham, señaló que en lugar de actuar para proteger al NHS y negociar el fin de la disputa, el Gobierno "eligió vergonzosamente demonizar a los trabajadores de ambulancias".

"Los ministros están engañando deliberadamente a la gente sobre la cobertura médica de emergencia y sobre quién tiene la culpa de las muertes excesivas", expresó.

Según datos oficiales, en diciembre pasado los pacientes debieron aguardar en promedio más de 90 minutos para recibir atención de los paramédicos tras alertar de una emergencia médica en Inglaterra. Esta cifra se encuentra cinco veces por encima del tiempo establecido como meta en los servicios de salud pública.

"Nuestros miembros ofrecen fielmente cobertura vital en los días de huelga y no son los sindicatos los que no ofrecen unos niveles mínimos de servicio: es la desastrosa gestión del NHS por parte de este Gobierno la que lo ha llevado al punto de quiebre", agregó Graham.

La dirigente gremial aseguró que el primer ministro, Rishi Sunak, parece "lavarse las manos".

Los trabajadores buscan un incremento salarial de 12%, un aumento en el número de trabajadores y medidas para garantizar que los niveles de servicio cumplan con los estándares de la Comisión de Atención Sanitaria.

En Inglaterra, los paros se realizarán el 6, 20 y 22 de febrero, y el 6 y 20 de marzo, mientras que en Gales se desarrollarán los días 6 y 20 de febrero y 6 y 20 de marzo.

Por su parte, en Irlanda del Norte, los trabajadores realizarán huelgas el 26 de enero, el 16, 17, 23 y 24 de febrero.

Por otro lado, el sindicato informó que más de 200 trabajadores del Imperial College de Londres, la universidad pública, también harán una medida de fuerza en reclamo de mejoras salariales.

Los trabajadores, que son personal no docente, se declararon en huelga por última vez en noviembre.

En ese sentido, Graham dijo que Londres es una de las ciudades más caras del mundo para vivir y los trabajadores del Imperial College, como millones de personas, están teniendo dificultades a medida que los precios, los alquileres y las hipotecas se disparan.

"La universidad está sentada sobre una montaña de dinero en efectivo y es deplorable que esté ofreciendo a estos trabajadores lo que es, en efecto, un recorte salarial significativo en términos reales", agregó.

Entre los trabajadores en huelga hay limpiadores, técnicos y personal de mantenimiento y seguridad. La disputa también involucra a miembros del sindicato University and Colleges Union (UCU) empleados en Imperial College.

Una ola de huelgas generales sacude el país desde hace semanas, con trabajadores de todos los sectores que salen a las calles para exigir mejoras salariales y en las condiciones laborales, en un contexto de alta inflación.

Miles de personas se unieron a la huelga para reivindicar el derecho a un salario justo y la igualdad de oportunidades. (Télam)