El estado de Texas, al sur de Estados Unidos, planea ejecutar hoy a un asesino convicto a pesar de su pedido de clemencia hecho inusualmente por video al gobernador del estado, en un caso que, de concretarse, será el primero durante la presidencia de Joe Biden.

En el video de cuatro minutos, grabado en la sala de visitas de la prisión y publicado en la versión online del diario The New York Times, Quintin Jones pidió al gobernador republicano Greg Abbott que conmute su sentencia de muerte por otra de cadena perpetua.

"Maté a alguien hace 20 años, pero yo no soy como esa persona. Me convertí en un hombre en el corredor de la muerte" -como se le denomina al recinto donde se espera la ejecución de la condena-, dijo Jones, de 41 años y sentenciado a morir con una inyección letal en la prisión de Huntsville.

En 1999, Jones mató a golpes a su tía abuela de 83 años con un bate de béisbol y luego le robó 30 dólares para comprar drogas.

Quienes están a favor de Jones, entre ellos la hermana de su víctima y la actriz Sarah Paulson, iniciaron un pedido online instando a Abbott a concederle el indulto.

La petición contaba con más de 160.000 firmas hasta esta mañana.

Abbott, que en seis años solo indultó a un solo condenado, aún no respondió, informó la agencia de noticias AFP.

Biden se opone a la pena capital y la de Jones sería la primera ejecución desde que el presidente demócrata comenzó su mandato en enero.

Los estados más conservadores del país, como Texas, habían renunciado, con raras excepciones, a la práctica de ejecuciones desde el comienzo de la pandemia a principios del año pasado.

En 2020 bajo el mandato del entonces presidente republicano Donald Trump se concretaron 13 ejecuciones. (Télam)