La investigación sobre la mortífera explosión en el puerto de Beirut hace más de un año fue suspendida hoy por el juez a cargo al ser notificado de una denuncia en su contra presentada por un exministro sospechoso de estar involucrado en la tragedia.

El juez de instrucción Tareq Bitar "fue notificado de la acusación judicial presentada por el diputado (y exministro del Interior) Nuhad al Mashnuk" ante el tribunal de apelaciones de Beirut, indicó una fuente judicial a la agencia de noticias AFP.

El juez "Bitar suspende su investigación y todos los procedimientos vinculados al expediente de la explosión (...) hasta que el tribunal de apelaciones de Beirut (...) decida aceptarla (la denuncia de Al Mashnuk) o rechazarla", añadió la fuente judicial.

La explosión ocurrida el 4 de agosto de 2020, atribuida por las propias autoridades al almacenamiento sin medidas de seguridad adecuadas de grandes cantidades de nitrato de amonio desde fines de 2013, causó la muerte de por lo menos 214 personas, provocó más de 6.500 heridos y devastó barrios enteros de la capital.

Criticadas por negligencia criminal, las autoridades libanesas rechazaron toda investigación internacional, antes de haber relevado del cargo al investigador, en febrero de este año, tras acusaciones por parte de altos funcionarios.

Sin embargo, el Parlamento se negó a levantarle su inmunidad en tanto aumentaban las presiones políticas sobre el magistrado.

A comienzos de agosto, la ONG Amnistía Internacional (AI) acusó a las autoridades libanesas de obstruir la investigación sobre la explosión de manera "descarada" e inescrupulosa. (Télam)