El primer ministro británico, Rishi Sunak, reconoció hoy que la reputación internacional del Reino Unido sufrió un golpe luego de las sucesivas crisis políticas que derivaron en la renuncia de sus dos antecesores en meses recientes.

Sunak, que se encuentra en Bali para la cumbre del G20, respondió a las preguntas en una entrevista a la BBC, sobre cuanto daño había sufrido la reputación del país en el extranjero después de la agitación política de este año tras la renuncia de Liz Truss.

"Obviamente, nuestra reputación internacional sufrió un pequeño golpe como resultado de algunas de las cosas que sucedieron recientemente", dijo.

Truss renunció el mes pasado luego de apenas seis semanas en el cargo, luego de que una serie de decisiones desatara una rebelión en el seno de su propio Partido Conservador, que la terminó reemplazando por Sunak.

El antecesor de Truss, el también conservador Boris Johnson, dimitió en julio en circunstancias similares, luego de encadenar múltiples escándalos éticos.

Sin embargo, Sunak agregó que ha visto "una enorme buena voluntad para que el Reino Unido sea un miembro activo y comprometido de la comunidad internacional" mientras asistía a la cumbre del G20.

Dijo que existe un apoyo generalizado a lo que el Reino Unido hizo en Ucrania, donde Johnson demostró "un liderazgo increíble" y que él planea continuar.

"Todos estos son problemas en los que podemos desempeñar un papel y la gente está buscando que lo hagamos", agregó.

Por otro lado, el premier británico instó hoy a los principales banqueros de la City de Londres a limitar los aumentos salariales para ayudar en la lucha contra la inflación, luego de un fuerte incremento en sus bonificaciones.

Cuando se le preguntó si instaría a los bancos a unirse al esfuerzo contra la inflación a través de los salarios, Sunak instó a todos los ejecutivos que "adopten la restricción salarial en un momento como este y se aseguren de que también están cuidando a todos sus trabajadores".

"Eso es lo que todos esperarían y estoy seguro de que eso es lo que están haciendo la mayoría de las empresas".

También consideró como una tragedia las estadísticas que indican que uno de cada cuatro hospitales había establecido bancos de alimentos para el personal.

Sunak dijo que tenía una "enorme gratitud" por las enfermeras y todos los trabajadores del sistema público de salud, pero dijo que el aumento salarial del 17% que se pedía era "inasumible". (Télam)