Suecia extraditó a Turquía a un miembro condenado del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado por el Gobierno turco como una organización "terrorista", en un cambio de política que obedece a las condiciones exigidas por Ankara para avalar su ingreso a la OTAN, informaron hoy medios locales.

Se trata de Mahmut Tat, un miembro de la Unión de las Comunidades Kurdas (el grupo que aglutina entre otros al PKK), quien fue condenado por las autoridades turcas a seis años y diez meses de prisión por su pertenencia a la formación proscrita, informó hoy la agencia estatal turca Anadolu.

"Fue detenido por la Policía sueca y trasladado a un centro de detención en Molndal, y fue devuelto en avión a Turquía" el viernes, agregó Anadolu.

Tat huyó a Suecia en 2015, donde solicitó asilo por su sentencia, pero su solicitud fue rechazada.

Según el diario Sabah, afín al Ejecutivo turco, y la cadena de televisión privada NTV, el extraditado compareció hoy ante un tribunal de Estambul.

El Gobierno turco de Recep Tayyip Erdogan bloquea desde mayo la entrada de Suecia y Finlandia a la OTAN por su supuesta falta de cooperación a la hora de resolver extradiciones de miembros del PKK y sus aliados de las Unidades de Protección Popular (YPG), a los que Ankara considera como "terroristas".

En consecuencia, Helsinki y Estocolmo firmaron con el Gobierno turco un memorando de acuerdo que condiciona su adhesión a su lucha contra los movimientos kurdos y sus simpatizantes establecidos en su territorio.

La llegada en octubre de un gobierno de partidos de derecha en Suecia alivió las tensiones y el jefe de la diplomacia turca afirmó esta semana que los dos países habían dado "pasos positivos", según consignó la agencia de noticias AFP.

"Las declaraciones (de Suecia) son buenas, la determinación es buena, pero necesitamos ver pasos concretos", dijo Mevlut Cavusoglu, en margen de una reunión de la OTAN en Bucarest, la capital rumana. (Télam)