El Gobierno de Colombia y el Comité Nacional del Paro, que aglutina a decenas de organizaciones sociales y brega por una serie de reclamos, finalizaron anoche sin avances a la vista la quinta ronda de diálogo para superar una crisis que incluye bloqueos de rutas, manifestaciones y una represión por parte del Estado que ha causado en un mes más de 60 muertes.

El diálogo, que de todas maneras se reanudará el domingo próximo, volvió a estancarse debido a que las autoridades reiteraron que es imperioso el despeje de todas las rutas y caminos bloqueados, y los peticionantes reclamaron la desmilitarización del país, confirmaron fuentes de ambos sectores citadas por Caracol Radio.

Estos son los dos puntos que bloquean la firma de un preacuerdo que abra las negociaciones. "Les pedimos que se comprometan a realizar cada gestión o conducta que sea necesaria para que se levanten, para que cesen por siempre en Colombia todos los bloqueos", manifestó el Gobierno en un comunicado, mientras miles de personas se manifestaron el domingo en rechazo a los bloqueos y hechos de violencia vestidos de blanco en Bogotá, Medellín, Barranquilla y otras ciudades.

En tanto, el senador por el Polo Democrático (izquierda) Iván Cepeda anunció que presentará una denuncia penal contra el ministro de Defensa, Diego Molano, al considerar que habría violado el Artículo 22A de la Constitución al promover e instigar a grupos paramilitares y operaciones encubiertas de las fuerzas del orden durante las protestas que se vienen produciendo en el país en el último mes.

A lo largo del fin de semana, Cepeda estuvo compartiendo en sus redes sociales fotografías e imágenes de supuestos agentes de la Policía actuando de manera encubierta y cometiendo ataques contra los manifestantes, reprodujo la agencia de noticias Europa Press.

Cepeda recordó que ese artículo de la Carta Magna colombiana "prohíbe expresamente la creación, promoción, instigación, organización de grupos paramilitares o de operaciones encubiertas de las Fuerzas Armadas o la Policía" y alertó que las autoridades estarían permitiendo que civiles armados disparasen contra los manifestantes.

Desde que comenzaron las protestas en Colombia hace un mes, al menos 60 personas han muerto durante la represión a manos de la Policía, pero los balances son provisionales y pueden cambiar en cualquier momento.

Hasta el jueves último las estimaciones de organismos de DDHH hablaban de unas 60 personas muertas en la represión, pero el viernes, cuando se cumplió un mes de la crisis, hubo diversos hechos de violencia con epicentro en Cali.

El alcalde de esa ciudad ubicada al suroeste de Bogotá, Iván Ospina, confirmó que hasta el sábado 13 personas murieron de forma violenta en la ciudad.

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó también su preocupación por lo ocurrido en Cali y pidió diálogo y una investigación independiente.

"Es esencial que todas las personas que presuntamente causaron lesiones o muerte, incluidos funcionarios del Estado, estén sujetas a investigaciones rápidas, efectivas, independientes, imparciales y transparentes, y que los responsables respondan ante la ley", dijo Bachelet en un comunicado, según la agencia de noticias AFP.

Al respecto, el presidente de la vecina Venezuela, Nicolás Maduro, criticó que el mundo "no reacciona" ante la "masacre" del pueblo colombiano en el marco de las protestas contra el Gobierno de Iván Duque, y pidió "proteger" a la ciudadanía del país latinoamericano.

"Colombia es un pueblo huérfano y masacrado", afirmó, antes de explicar que es huérfano porque "no es atendido por lo del coronavirus" y masacrado "por las fuerzas represivas de Duque".

"Trece jóvenes asesinados con balas, más de 200 desaparecidos, algunos cuerpos ya se están encontrando en las orillas de los ríos baleados, una masacre y el mundo no reacciona", enfatizó el líder bolivariano, de acuerdo con un reporte de Europa Press. (Télam)