El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, anunció hoy que la OTAN rechazó la solicitud de su Gobierno para desplegar al Ejército y la Policía serbios en Kosovo para, alegaron, proteger a la población civil de la persecución a la que está siendo sometida por las autoridades kosovares.

El Gobierno serbio presentó esta solicitud el pasado 15 de diciembre, durante el apogeo de la crisis entre Pristina y Belgrado, en un momento en que la población serbokosovar se había levantado en barricadas para protestar contra detenciones de miembros de esta comunidad.

El presidente Vucic confirmó hoy en rueda de prensa la recepción de la respuesta de la misión de la OTAN en Kosovo, la KFOR, reportó la agencia Europa Press.

"En una respuesta cuidadosamente redactada, nos ha explicado que no ve la necesidad de que las fuerzas de seguridad serbias fueran desplegadas en Kosovo", explicó el mandatario.

Para Vucic, quien ya declaró su escepticismo en el momento de presentar la solicitud, se trata de una negativa de la que "todo el mundo sabía y esperaba" a pesar de que reiteró la validez de la petición, que está amparada en la resolución 1244 de Naciones Unidas, según dijo en la rueda de prensa, cubierta entre otros medios por la radiotelevisión pública serbia RTS.

Las barricadas fueron retiradas la semana pasada en un respiro a las tensiones bilaterales, que no obstante volvieron a repuntar en las últimas horas después de que un individuo hiriera a tiros el viernes por la noche a dos jóvenes serbokosovares en el sur de Kosovo. En el incidente, afirmaron las autoridades, estaría implicado un agente de seguridad kosovar. (Télam)