El Senado de Paraguay rechazó hoy tres pedidos de pérdida de investidura para sus integrantes Javier Zacarías Irún y Rodolfo Friedmann, los dos del gobernante Partido Colorado, y Sixto Peralta, del opositor Frente Guasú, en una sesión que varios legisladores y algunos medios llamaron “de lavandina”, porque “blanqueaban” a los señalados.

Los bloques votaron dividido y hubo senadores que señalaron que la decisión de archivar los tres pedidos obedecía al pacto que permitió la reelección del colorado Oscar Salomón como titular del cuerpo, hace tres semanas.

Friedmann es investigado por el uso de fondos del almuerzo escolar durante su periodo como gobernador del Guairá; Zacarías Irún por supuesto uso indebido de influencias, incompatibilidad en el cargo y utilización de recursos públicos para provecho propio; y Peralta por incitar a las movilizaciones y al quiebre institucional.

Hubo un pedido de la bancada de Patria Querida para entrar a un cuarto intermedio de 24 horas para estudiar los casos, y ante el rechazo de esa propuesta el bloque, junto a algunos del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y unos pocos colorados avisaron que no participarían de la sesión.

"No participaré de esta farsa, de una maniobra tan burda. Es una sesión de lavandina", advirtió el oficialista Juan Carlos Galaverna, en tanto el también colorado lamentó que al final "votamos por la impunidad". “Damos vergüenza”, agregó.

Georgia Rúa, también de PQ, calificó de "vergonzosa y dolorosa" la sesión y denunció que “es cosa de miserables usar una mayoría coyuntural y llamar dos horas antes", por lo que el bloque “no participa del circo ni actúa como payaso”.

El colorado Antonio Barrios, alineado con el expresidente Horacio Cartes, dijo que sabía que con la presidencia de Salomón “este tipo de actos se iban a dar”. “Vamos a blanquear: operación lavandina", manifestó.

Para Hugo Richer, del Frente Guasu, “esto está emputecido”, y “en ese emputecimiento del tema se metieron cuestiones ideológicas que van mucho más de los hechos fehacientemente comprobados”.

Enrique Riera, colorado excartista, manifestó que el Senado “se caga en la gente” y también usó el verbo “blanquear” para evaluar qué se pretendía hacer en la sesión de improviso.

Otro oficialista, Sergio Godoy, también de la línea de Cartes, juzgó que el cuerpo estaba “reventando la democracia”. “Todo lo que nos depuramos en el Senado, lo mandamos al tacho, por no decir a la mierda. Después que no vengan a decir que defienden a los humildes y luchan contra la oligarquía. Este Senado ya no es honorable”, amplió.

Los dos principales diarios de Asunción contaron la sesión con tono muy crítico: “En `sesión de lavandina´ rechazan pedidos de pérdida de investidura de Zacarías Irún, Friedmann y Sixto Pereira”, tituló última Hora, y ABC Color puso “Senado blanquea a Zacarías Irún. Friedmann y Pereira”. (Télam)