El Senado de Chile rechazó la reforma constitucional que permitía un segundo retiro del 10% del sistema de pensiones, proyecto que impulsó la oposición para ayudar a las familias más afectadas por la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus.

El proyecto no reunió los votos necesarios para aprobarse: al ser una reforma constitucional necesitaba 26, y solamente logró 23, con 11 en contra y 8 abstenciones.

La iniciativa, aprobada la semana pasada en la Cámara de Diputados con votos oficialistas, ahora pasará a un tercer trámite legislativo que consiste en una comisión mixta en la Cámara Baja, compuesta por diputados y senadores, para reformar la iniciativa.

Este rechazo al proyecto se da a pesar de tener, en primer término, la garantía de votos de senadores oficialistas, que a la hora de la votación se abstuvieron debido a que el Ejecutivo presentó también su propio proyecto para retiro del 10% del fondo de pensiones.

Uno de los senadores que se esperaba votara a favor y luego se abstuvo fue el oficialista de Renovación Nacional (RN), Manuel José Ossandón, quien aseguró que va a respaldar el proyecto del Gobierno.

La diferencia entre la iniciativa que planteó la diputada opositora Pamela Jiles y el impulsado por el presidente Sebastián Piñera es que el oficialista planea que quienes retiran fondos paguen impuestos a la renta y no permite que lo hagan quienes tienen altos ingresos, cuando el proyecto opositor no tenía límites de ingresos y no contempla pago de impuestos.

La Cámara alta discutirá y votará hoy mismo el proyecto del Gobierno sobre un segundo retiro del 10% fondo de pensiones para ayudar a los más afectados por la pandemia, que registra hasta el momento en el país 544.092 contagiados y 15.138 fallecidos por el coronavirus. (Télam)