Varias ciudades de Países Bajos volvieron a ser escenario hoy, por segunda jornada consecutiva, de disturbios derivados de manifestaciones de protesta contra el toque de queda impuesto con el propósito de contener la propagación del coronavirus, informó la prensa local e internacional.

La policía antidisturbios se enfrentó con grupos que protestaron en la portuaria Rotterdam, en La Haya y en las sureñas Geleen y Bolduque, según fuentes policiales y medios locales.

Más de 70 personas habían sido arrestadas hasta las 23 (las 19 en la Argentina), según la televisora neerlandesa NOS.

En Rotterdam, el alcalde Ahmed Aboutaleb emitió un decreto de emergencia que amplió las atribuciones de la policía, que usó cañones de agua para intentar dispersas a los manifestantes.

“Se llevaron a cabo cargas y arrestos por parte de la policía antidisturbios”, reportó la alcaldía en Twitter e instó a la población a “abandonar la zona” de la protesta.

Imágenes divulgadas en redes sociales mostraron a un grupo de personas saqueando un comercio en Bolduque y a un reportero gráfico golpeado con un ladrillo en la cabeza por varios manifestantes que lo perseguían en Haarlem, un suburbio de Ámsterdam.

Anoche se registraron altercados similares en Ámsterdam, Eindhoven, La Haya, Breda, Arnhem, Tilbourg, Enschede, Appeldoorn, Venlo y Ruremond, que dejaron alrededor de 250 detenidos, según fuentes policiales.

Esta noche, alcaldes de varias ciudades anunciaron que dictarían medidas de emergencia para evitar episodios por el estilo, según la agencia de noticias AFP.

El sábado entró en vigencia el toque de queda, el primero en el país desde la Segunda Guerra Mundial, y las autoridades anunciaron que lo mantendrán al menos hasta el 9 de febrero próximo.

Países Bajos acumulaba 966.170 casos confirmados de coronavirus y 13.685 muertes por la enfermedad desde el comienzo de la pandemia, informó esta noche la base de datos en línea de la universidad estadounidense Johns Hopkins. (Télam)