El ministro de Defensa británico, Ben Wallace, dijo hoy que es "poco probable" que se amplíe el plazo del 31 de agosto para retirar las tropas de Afganistán, ya que se vuelve "cada vez más peligroso".

"A medida que nos acercamos, es correcto decir que el riesgo de inseguridad aumenta, se vuelve cada vez más peligroso", dijo a la cadena de televisión Sky News unas horas antes del inicio de una cumbre virtual de líderes del G7 que presidirá Boris Johnson.

En una serie de entrevistas en las principales emisoras británicas, el funcionario sostuvo también que los talibanes podrían utilizar la fuerza para cerrar el aeropuerto de Kabul, si EEUU y sus aliados intentan ampliar el plazo del 31 de agosto para la evacuación de Afganistán.

De todas maneras, según Wallace, al Reino Unido aún le gustaría que se extendiera el plazo para dar más tiempo a los ciudadanos británicos y afganos que han trabajado con el Ejército durante los últimos 20 años.

Sin embargo, volvió a recordar que los talibanes ya habían amenazado que una extensión tendría "consecuencias" y que podrían "hacerle la vida increíblemente difícil" a Occidente.

Según el ministro, esas consecuencias irían desde impedir que las personas lleguen al aeropuerto hasta la actividad militar que podría potencialmente cerrar la terminal.

"Por eso, nuestro objetivo es sacar a la mayor cantidad de personas cada hora", declaró en una entrevista al programa Today de BBC Radio 4.

El Ministerio de Defensa británico, por su parte, informó que el Reino Unido evacuó a 8.458 personas desde el 13 de agosto.

El primer ministro tuiteó esta mañana que pedirá a sus amigos y aliados que apoyen al pueblo afgano y aumenten el apoyo a los refugiados y la ayuda humanitaria.

Johnson volvió a hablar anoche con el presidente estadounidense, Joe Biden, sobre la situación en Afganistán, antes de la reunión del G7.

Hablaron de los esfuerzos en curso del Reino Unido y EEUU para coordinar la evacuación rápida y segura de nuestros ciudadanos y de aquellos que trabajaron anteriormente con nuestros gobiernos desde el aeropuerto internacional de Kabul.

Los líderes acordaron continuar trabajando juntos para garantizar que aquellos que son elegibles para irse puedan hacerlo, incluso después de que haya terminado la fase inicial de la evacuación.

Ambos mandatarios destacaron además la importancia de un compromiso diplomático concertado para asegurar el progreso logrado en Afganistán y prevenir una crisis humanitaria.

Se comprometieron a impulsar la acción internacional, incluso a través del G7 y el Consejo de Seguridad de la ONU, para estabilizar la situación, apoyar al pueblo afgano y trabajar hacia un gobierno afgano inclusivo y representativo. (Télam)