En medio de la creciente preocupación en Brasil por el aumento de contagios y la tensión creada en los servicios de atención primaria, el Gobierno municipal de San Pablo, la ciudad más poblada de Sudámerica con unos 13 millones de habitantes, informó que las licencias pedidas por los profesionales de la salud casi se triplicaron en menos de un mes.

El 9 de diciembre, la ciudad tenía a unos 90 profesionales de licencia por la pandemia de coronavirus, entre médicos, enfermeras, agentes de salud y auxiliares de enfermería. Cuatro semanas después, el número ya se acerca a 270, según replicó el portal de noticias G1.

Además, el número de profesionales de la red pública de salud que se encuentran de baja por otras enfermedades gripales, como la influenza, otro brote presente en las principales ciudades del país vecino, no es muy diferente.

Comparando las mismas fechas, las licencias aumentaron de 502 a 1.209, según reprodujo la agencia de noticias ANSA.

"Es un número alarmante, es un número absurdo y no hay forma de aceptarlo con calma. Ya imaginamos que esto pasaría porque además de que estamos viviendo una pandemia, y una epidemia superpuesta (de influenza), contamos con profesionales que por el cansancio acaban teniendo una mayor exposición para acabar contaminándose, indicó la doctora Vanessa Araújo, representante del Sindicato de Médicos de San Pablo (Simesp).

"La enfermedad de estos trabajadores no es solo por estar expuestos al virus, sino por el trabajo que realizan al cargas de trabajo extremas y absurdas que aumentan la cantidad de contaminación", agregó, citada por ANSA.

Click to enlarge
A fallback.

A esta situación se suma además que 107 profesionales de la salud que trabajaban en el sistema público de la ciudad fallecieron por Covid durante la pandemia.

Frente a esto, el Gobierno municipal contrató a 280 profesionales, pero para el sindicato de Araújo no es suficiente porque la atención se fue ampliando en paralelo a lo largo de estos dos años.

Una encuesta del Consejo Regional de Enfermería de San Pablo, reproducida por Globo News, mostró que el 81,7% de los enfermeros, técnicos, auxiliares de enfermería, parteras e internos informaron haber atendido a más pacientes desde principios de diciembre del año pasado y casi la mitad de ellos también dijo haber sufrido agresiones verbales de pacientes y familiares.

Brasil es el tercer país que más contagios ha registrado a lo largo de la pandemia, solo superado por Estados Unidos e India, y el segundo con más fallecidos, detrás de Estados Unidos.

Supo ser uno de los epicentros globales de la pandemia en otras olas; sin embargo, en la actual sus cifras diarias no rompen récords como en otros países de la región y del mundo.

Actualmente, más del 67% de la población tiene las dos dosis y más del 13% ya se administró la tercera de refuerzo.

(Télam)