La tensión entre Haití y República Dominicana volvió hoy a crecer luego de que el primero pusiera en duda la sinceridad del llamado a la solidaridad del país vecino para solucionar el clima de inseguridad haitiano, ya que en paralelo suspendió los visados a estudiantes.

"La represalia del presidente dominicano Luis Abinader contra los estudiantes haitianos nos lleva a cuestionar el nivel de sinceridad de su petición de solidaridad con Haití", expresó el canciller Claude Joseph ministro al medio la Voz de América y recalentó la disputa bilateral.

El lunes pasado, las autoridades de los dos países intercambiaron mensajes en Twitter, luego que Abinader solicitara a Estados Unidos, Francia y Canadá actuar "con urgencia" ante la grave inseguridad en Haití.

Joseph respondió que la inseguridad es compartida y alentó un trabajo de conjunto para erradicar la problemática en la isla.

Poco después, el viceministro dominicano de Asuntos Consulares y Migraciones, Jatzel Román, informó que el Gobierno decidió suspender indefinidamente el programa de visas especiales para estudiantes haitianos en el país, consignó la agencia de noticias Sputnik.

Según Abinader, la suspensión indefinida del programa especial de visados es para "proteger" al país y "comprobar" que no entren miembros de bandas criminales.

Click to enlarge
A fallback.

"Si ellos no revisan y no tienen control sobre lo de ellos, nosotros sí y tenemos que comprobar todo el que entra", sentenció Abinader en conferencia de prensa que recogió la agencia de noticias Europa Press.

Además, y en un intento por moderar las críticas, el mandatario agregó que el primer ministro de Haití, Ariel Henry, le indicó que su intención es "mantener las mejores relaciones con República Dominicana".

En Haití la inseguridad se ha agravado en los últimos tiempos con cientos de secuestros mensuales y un control cada vez más extensivo de las bandas armadas que amenaza la distribución de combustibles y paraliza el país con enfrentamientos hostiles.

En ese contexto, Abinader ha multiplicado sus intervenciones apelando a la comunidad internacional a ayudar a Puerto Príncipe.

Un mes antes, en la sede de Naciones Unidas, el presidente dominicano apeló a "asumir con urgencia y de una vez y por todas la crisis haitiana como una de altísima prioridad y de permanente seguimiento".

Sin referirse directamente a esas declaraciones, Joseph recordó a Abinader "que él no es el portavoz de la isla" y señaló la importancia de que los dos países vecinos mantengan relaciones cordiales.

También admitió que la inseguridad es mayor en Haití que en República Domincana, pero reiteró que es necesario trabajar juntos para solucionar el problema de la delincuencia en la isla que comparten ambas naciones.

(Télam)