Colombia y Venezuela reanudarán mañana los vueltos comerciales entre ambos países, en el marco del restablecimiento de las relaciones políticas, económicas y sociales, lo que supone la resolución de algunos problemas que demoraron ese paso tras la reapertura de la frontera.

Los vuelos -suspendidos desde marzo de 2020 por la pandemia de coronavirus- iban a reactivarse el 26 de septiembre, junto a la reapertura de la frontera, pero el Gobierno colombiano no permitió que la estatal Conviasa volara hacia el país por las sanciones que pesan sobre la empresa de parte de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EEUU.

“Nos alegra esta dinámica que está generando los nuevos vientos que soplan entre los dos Gobiernos y el interés de Petro y Maduro de afianzar los lazos entre los dos países”, manifestó Donamaris Ramírez, exalcalde del municipio colombiano de Cúcuta y enlace con las autoridades del estado venezolano Táchira.

No obstante, llamó a las autoridades a que la conexión aérea no se limite a Bogotá y a Caracas, y pidió que Cúcuta "sea incluida dentro de esos destinos" dado que su aeropuerto "tiene toda la capacidad para operar y recibir viajeros".

Colombia y Venezuela empezaron un proceso de normalización de sus vínculos con la llegada de Gustavo Petro, el 7 de agosto, al Palacio de Nariño, primero con el nombramiento de embajadores y cónsules y luego con la reapertura de fronteras, cerrada desde 2015.

El martes último, Petro se reunió con su par Nicolás Maduro en Caracas, el primer encuentro entre mandatarios desde agosto de 2011.

Maduro rompió relaciones con Colombia en 2019, después de que un grupo opositor liderado por Juan Guaidó, a quien algunos países reconocen como "presidente encargado", trató de ingresar por la frontera una presunta ayuda humanitaria, un hecho que Caracas consideró un intento de invasión.

Durante este encuentro, Petro propuso a Maduro que un acuerdo de garantías mutuas sea llevado a la mesa de México, para avanzar en los diálogos con la oposición y garantizar los derechos de quienes participen en el próximo proceso electoral, que se celebraría en 2024, informaron fuentes políticas citadas por la radio Caracol y la revista Semana, ambas colombianas.

Agregaron que la próxima semana Petro se reunirá en París con el presidente francés, Emmanuel Macron, y los mandatarios de México, Andrés López Obrador; de Chile, Gabriel Boric, y de la Argentina, Alberto Fernández, como facilitadores de los diálogos entre el Gobierno de Maduro y la oposición de Venezuela.

En París, donde es posible que participen los representantes de Maduro y la oposición, analizarán la situación y serán entregadas propuestas para reiniciar los diálogos de la mesa de México y buscar una salida negociada a la crisis política.

El martes pasado, Petro también pidió a Maduro que Venezuela se adhiera a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, petición a la que el mandatario venezolano dijo estar receptivo.

Hoy, el embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti, confirmó que Maduro prometió evaluar el posible regreso de Venezuela al Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

"Hay un punto que es muy importante y es que Petro va a Caracas y le dice a Maduro que vuelva a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y para sorpresa de nosotros él responde que va a revisar y a estudiarlo", evaluó Benedetti, informó el diario colombiano El Tiempo.

El propósito de Petro al insistir en público y privado con su propuesta a Maduro es buscar que la región esté unida y sea un "cuerpo monolítico" para enfrentarse y negociar con la banca internacional y "acabar" con la política de drogas impuesta por Estados Unidos.

Benedetti también fue consultado sobre la seguridad en la frontera tras la queja de Petro de que el contrabando continúa pasando.

"A Petro le preocupa mucho que se abrió la frontera y que las mafias siguen controlando muchos de los pasos. Se ha pensando en por lo menos cambiar a los funcionarios que están allá. No quiero acusar a nadie, pero de lado y lado hay funcionarios que han colaborado para el contrabando. Es necesario hacer unos cambios de personal", precisó. (Télam)