El primer ministro palestino, Mohammad Shtayyeh, anunció hoy una ralentización en la campaña de inmunización contra el coronavirus debido a retrasos en la entregas de vacunas, así como un endurecimiento de restricciones en medio de un aumento de contagios recientemente registrado.

El Gobierno autónomo de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), con sede en Cisjordania, empezó a vacunar contra la Covid-19 a una parte de su personal sanitario a comienzos de febrero, tras recibir dosis por parte de Israel, la potencia ocupante de Palestina, presionado por la ONU y ONGs.

En paralelo, también obtuvo una donación del presidente ruso, Vladimir Putin, de unas 10.000 vacunas Sputnik V.

Sin embargo, la campaña principal de vacunación que comenzaría a mediados de febrero debió ser postergada por el retraso en la entrega de 50.000 dosis de vacunas de distinta procedencia.

La ANP afirmó que había firmado contrato con varios laboratorios extranjeros y que se vacunaría al 70% de la población.

Pero con el retraso de la entrega, "la fecha del lanzamiento de la campaña de vacunación (masiva) se informará más adelante, una vez que recibamos las vacunas provenientes de varias fuentes", explicó hoy Shtayyeh, antes de la reunión semanal del Gobierno palestino en Ramallah, informó la agencia de noticias AFP.

Esta contramarcha en los planes de inoculación masiva se da en medio de un incremento de los casos de la Covid-19 registrada "en los últimos días", según Shtayyeh, por lo que anunció la extensión del toque de queda en Cisjordania entre las 19 y las 6 los días de semana y durante toda la jornada los fines de semana, sin detallar hasta cuándo.

Inicialmente, la ANP debería recibir entre el 17 y 24 de este mes, dosis para el 20% de la población palestina de forma gratuita a través del programa Covax, de la OMS, mientras que se prevé otro lote de fármacos, entre 240.000 y 405.600 dosis de AstraZeneca a finales de febrero, indicó dos semanas atrás la ministra de Salud al-Kaila.

Sin embargo, hasta ahora no se precisó si hay demoras en estas fechas o si siguen firmes.

Según los planes, Shtayyeh declaró que parte de las dosis se destinarán a los palestinos de la Franja de Gaza, enclave con 2 millones de habitantes, separado de Cisjordania por Israel y controlado por el movimiento islamista Hamas.

En total, desde el inicio de la pandemia de coronavirus, Cisjordania acumula 114.850 casos y casi 1.400 muertes, según el Ministerio de Salud, mientras que en la Franja de Gaza hay casi 53.600 y 537, respectivamente. (Télam)