El presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, negociaban hoy contra reloj sin lograr avances significativos que permitieran vislumbrar un pacto para un gobierno de coalición, la única garantía para que el líder socialista obtenga mañana su reelección y no haya nuevas elecciones.

El Partido Socialista (PSOE) de Sánchez dijo que trasladó a Unidas Podemos su última oferta y que "no habrá más", por lo que exigió "concluir ya en una dirección u otra", lo que fue interpretado como un ultimátum.

Por su parte, la fuerza que dirige Iglesias sostuvo que "no está habiendo avances en las propuestas" que hacen los socialistas, porque Sánchez "no está dispuesto a compartir competencias sociales".

"Para formar un gobierno de coalición se deben tener competencias reales, para mejorar de verdad la vida de la gente se necesitan herramientas y atribuciones", aseguró en Twitter Gloria Elizo, dirigente de Unidas Podemos y vicepresidenta primera del Congreso, antes de que comenzaran unas negociaciones vertiginosas que probablemente se extenderán hasta horas antes de la votación decisiva de mañana.

"Seguimos con la mano tendida, invitando a la reflexión y al diálogo; el futuro de este país está en juego", advirtió la dirigente del partido del que Sánchez depende para evitar nuevas elecciones.

Los principales negociadores del PSOE y Unidas Podemos, la vicepresidenta Carmen Calvo y Pablo Echenique, respectivamente, estaban reunidos desde esta mañana para desbloquear la investidura de Sanchez, según confirmaron fuentes de ambos partidos.

Después del mediodía, Unidas Podemos informó que habían "parado para comer" y que esperaban retomar el diálogo por la tarde, pero los socialistas dijeron a la prensa que el receso se debía a que la última oferta estaba sobre la mesa y esperaban una repuesta.

Del éxito de las negociaciones depende que el presidente del gobierno supere en el Congreso de los Diputados la segunda votación de su investidura, para la que necesita una mayoría simple de votos.

Unidas Podemos, cuarta fuerza política del parlamento, es el partido más relevante dispuesto a apoyar a Sánchez, quien también necesita el respaldo del Partido Nacionalista Vasco (PNV), y la abstención de los independentistas catalanes, dos bloques que están a la espera de que haya un acuerdo de gobierno.

Es la primera vez en la historia democrática de España que un candidato a la presidencia del gobierno que gana las elecciones sin mayoría absoluta acude a la investidura sin haber llegado a un acuerdo y con las negociaciones rotas con sus "socios naturales".

Sánchez fracasó ayer en su primer intento de investidura, algo que se daba por descontado, tras un tenso debate parlamentario con Iglesias en el que ventilaron sus diferencias, alejando la posibilidad de un acuerdo.

El enfrentamiento público dejó claro que la coalición de gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos solo verá la luz si Sánchez cede poder al últlimo partido mediante cargos ministeriales con competencias y capacidad financiera.

Antes de la primera votación, Unidas Podemos reculó y cambió su "no" a una "abstención" para dar una última oportunidad al acuerdo.

Iglesias reclama carteras sociales y competencias en ecologismo, política fiscal, ciencia, igualdad y política de empleo para impulsar medias como otro aumento del SMI (Salario Mínimo Interprofesional) y una rebaja de la tarifa de la electricidad, entre otras.

Los socialistas, que se resistían a formar una coalición, tuvieron que ceder cuando Iglesias los tomó por sorpresa y renunció a ser vicepresidente, el principal escollo señalado por Sánchez para que existiera un gobierno de coalición.

Sin embargo, ofrecieron a Unidas Podemos ocupar las carteras de Juventud y Vivienda, de nueva creación, y una vicepresidente que las coordinara, algo que fue calificado de "decorativo" por Iglesias.

Solo después del debate de investidura, en el que Sánchez constató la firmeza de Iglesias en sus pretensiones, el PSOE decidió plantear la nueva oferta en el último intento por evitar que se precipiten unas nuevas elecciones en noviembre. (Télam)