El estado San Pablo, el más afectado por el coronavirus en Brasil, está a pocos días del colapso de sedantes y otros fármacos necesarios para intubar sin dolor a los pacientes de terapia intensiva víctimas de Covid-19 y reclamó un urgente envío de remedios al Ministerio de Salud federal, informaron hoy fuentes oficiales.

"Los insumos que tenemos sirven para algunos días", dijo el secretario de Salud de San Pablo, Jean Gorinchteyn, quien contó que hoy envió el décimo pedido oficial al Ministerio de Salud.

San Pablo está viviendo la mayor ola de internaciones de su historia -llegó a los 13.000 ocupantes de camas de terapia intensiva hace dos semanas y hoy se encontraba en torno de los 11.000 tras la cuarentena rigurosa- con lo cual agotó los insumos como sedantes para intubar con protocolos a las víctimas de Covid-19.

"Hace 40 días que estamos haciendo el pedido para entregar los kits de intubación", afirmó Gorinchteyn, y agregó que es necesario comenzar a abastecer a 643 hospitales a partir de las próximas 24 horas.

El gobernador paulista, Joao Doria, anunció la intención de efectuar una compra internacional y acusó al Ministerio de Salud de haber "confiscado" para el gobierno federal del presidente Jair Bolsonaro la producción farmacéutica nacional de insumos para intubación.

El ministro de Salud, Marcelo Queiroga, prometió realizar una compra del llamado "kit para intubación" mediante la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

San Pablo, con 46 millones de habitantes, mostró hoy la disminución de las internaciones a raíz de la fase de emergencia de la cuarentena rígida que duró tres semanas de marzo.

El 1 de abril la tasa de ocupación de camas de terapia intensiva era del 92,6% (13.120 pacientes) y hoy estaba en 86,4% (11.798 pacientes).

El estado contabilizaba 85.475 muertos, 1.095 en las ultimas 24 horas.

Las tasas de internación cayeron 17,4% en la última semana comparada con la anterior mientras los decesos aumentaron en el mismo período 13% y los contagios 5%.

Brasil acumulaba hasta ayer 13.599.994 infectados y 358.425 decesos desde el 26 de febrero de 2020.

El estado Río de Janeiro es el segundo en muertes y hoy el intendente de la ciudad homónima, Eduardo Paes, alivió las restricciones y permitió actividades deportivas y físicas colectivas en clubes y parques sin aglomeraciones.

Sigue suspendida la permanencia en las playas pero no la actividad física individual. (Télam)