El presidente interino de Perú, Francisco Sagasti, prometió hoy que las elecciones para la presidencia que se dirimirán en un balotaje el 6 de junio se desarrollarán con normalidad, pese a la reciente matanza de 16 personas perpetrada, según su Gobierno, por remanentes de la organización maoísta Sendero Luminoso.

"Tengan la absoluta seguridad que el proceso electoral del 6 de junio no tendrá problema ni manera de interrumpir el curso normal de la democracia", sentenció el mandatario durante una visita a la provincia de Satipo, departamento de Junín, lugar donde ocurrió el luctuoso episodio que conmovió al país.

El domingo pasado un grupo asesinó con armas de fuego a 16 civiles en una zona de bares en la localidad de San Miguel del Ene, en una operación que calificaron de "limpieza social".

Los criminales dejaron en el lugar de los hechos panfletos llamando a la ciudadanía a no participar en las elecciones y, de manera más enfática, a negarle el voto a la candidata derechista Keiko Fujimori.

Sagasti afirmó que la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas se encuentran trabajando para garantizar la seguridad de los ciudadanos de dicha zona, reseñaron medios locales y la agencia de noticias Sputnik.

"Tengan por seguro que esto no quedará impune. Las Fuerzas Armadas y las fuerzas policiales trabajan conjuntamente para poder proteger a la ciudadanía, no nos quedaremos así", enfatizó.

El 6 de junio se llevarán a cabo los comicios de segunda vuelta en los que se disputarán la presidencia el izquierdista Pedro Castillo, de Perú Libre y liderando las encuestas aunque por escaso margen, y Keiko Fujimori, de Fuerza Popular.

El evento electoral se dará en medio de una marcada indiferencia de la ciudadanía, claramente más preocupada en la grave crisis socio-económica y en el agravamiento de la pandemia de coronavirus que obligó hoy al Gobierno a extender por un mes más el estado de emergencia.

(Télam)