Rusia propuso a la OTAN crear "líneas directas" para mantener contactos de emergencia, según el borrador de un proyecto de garantías de seguridad enviado a la alianza militar y a Estados Unidos, en medio de una creciente tensión en torno a Ucrania.

"Para mantener contactos de emergencia entre los signatarios (del acuerdo), se organizarán líneas telefónicas 'directas'", dice el documento, que insta a las partes a utilizar "mecanismos de consultas urgentes bilaterales y multilaterales, incluido el Consejo OTAN-Rusia"para resolver situaciones problemáticas.

Rusia, además, propone a la OTAN intercambiar regularmente información sobre ejercicios y maniobras militares.

"Los signatarios de forma voluntaria y periódica intercambiarán evaluaciones de las amenazas modernas y los desafíos de seguridad, proporcionarán información sobre los ejercicios y maniobras militares, las principales disposiciones de la doctrina militar", indica el documento.

El texto destaca la importancia de utilizar los mecanismos e instrumentos existentes para "garantizar la transparencia y la previsibilidad de las actividades militares".

Además, Rusia propone a la Alianza Atlántica trabajar juntos para evitar posibles incidentes marítimos o aéreos en el mar Negro o el mar Báltico.

Click to enlarge
A fallback.

"Los participantes mantendrán el diálogo e interactuarán para mejorar los mecanismos de prevención de incidentes en alta mar y en el espacio aéreo sobre ella", indica el texto, según la agencia de noticias rusa Sputnik.

El presidente ruso, Vladimir Putin, en noviembre pasado anunció la necesidad de elaborar garantías de seguridad que excluyan cualquier avance de la OTAN hacia el este y el despliegue de armas que amenazan a Rusia en los estados vecinos, principalmente en Ucrania.

La situación se da en medio de un avance de tropas rusas a la frontera con Ucrania, algo que encendió las alarmas de Occidente, que teme una invasión.

Rusia ha rechazado en más de una ocasión las acusaciones de Occidente, alegando que no amenaza a nadie, y que las declaraciones sobre la presunta agresión rusa se utilizan como pretexto para emplazar más equipos militares de la OTAN cerca de las fronteras rusas.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, desconfía de Rusia y cree que la alianza debería "esperar lo mejor, pero prepararse para lo peor", en relación a la situación en Ucrania.

"Lo que ahora vemos alrededor de Ucrania es un fortalecimiento significativo, consistente y continuo de la presencia militar rusa (…) Los objetivos de tal aumento no están claros (…) deberíamos esperar lo mejor, pero tenemos que estar preparados para lo peor", dijo en una conferencia de prensa en Bruselas

Stoltenberg subrayó que la OTAN "sigue muy de cerca lo que Rusia hace".

"Hemos aumentado nuestras capacidades de inteligencia para monitorear este refuerzo, intercambiamos información y, por supuesto, seguimos apoyando a Ucrania", enfatizó.

Señaló que hasta ahora la alianza no ve ninguna amenaza directa a ninguno de sus miembros, pero si un aumento de la tensión. (Télam)