Rusia anunció hoy que el primer ministro Boris Johnson y otros altos cargos de su gobierno tienen prohibido el ingreso al país, como respuesta a las sanciones impuestas contra el Kremlin por la guerra en Ucrania.

"Esta medida fue tomada como una respuesta a la desenfrenada campaña informativa y política destinada a aislar a Rusia de forma intencional, para crear las condiciones para lastrar a nuestro país y estrangular a nuestra economía", indicó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia en un comunicado citado por la agencia de noticias AFP.

La cartera acusó a Londres de haber lanzado "acciones hostiles sin precedentes", en particular refiriéndose a las sanciones contra altos cargos rusos.

"Los dirigentes británicos están agravando deliberadamente la situación en torno a Ucrania, entregándole al régimen de Kiev armas letales y coordinando esfuerzos similares en nombre de la OTAN", afirmó el ministerio.

La lista negra emitida por Rusia contra altos cargos del gobierno incluye al viceprimer ministro Dominic Raab, a la ministra de Relaciones Exteriores Liz Truss, al secretario de Defensa, Ben Wallace y a la exprimera ministra Theresa May y a la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon.

El Reino Unido forma parte de una campaña internacional para castigar a Rusia con un bloqueo de activos, prohibición de viajes y sanciones económicas después de que el presidente ruso, Vladimir Putin trasladara sus tropas a Ucrania el 24 de febrero pasado. (Télam)