Rusia fue conminada hoy otra vez a explicar el ataque con un agente neurotóxico contra el líder opositor Alexey Navalny, en la apertura de la reunión anual del organismo internacional de aplicación de la prohibición de las armas químicas.

Navalny se descompuso el 20 de agosto durante un vuelo de cabotaje en Rusia, y dos días más tarde fue trasladado a Alemania en medio de acusaciones de su entorno de que había sido envenenado por el Kremlin, del cual es uno de los críticos más destacados.

Exámenes realizados en laboratorios de Alemania, Francia y Suecia y por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) determinaron que Navalny fue expuesto al Novichok, un agente neurotóxico desarrollado por la antigua Unión Soviética.

El director general de la OPAQ, Fernando Arias, dijo al abrir la reunión de hoy del organismo que, según la Convención sobre las Armas Químicas, "el envenenamiento de un individuo mediante un agente neurotóxico es un uso de arma química".

Un grupo de 56 naciones emitió un comunicado al inicio de la reunión de los Estados miembro de la OPAQ en el que se urgió a Rusia a develar "de manera veloz y transparente las circunstancias de este ataque con armas químicas".

Rusia, que rechaza las acusaciones de haber envenenado a Navalny, reaccionó con un comunicado escrito remitido a la conferencia de la OPAQ, que se celebraba en su sede de La Haya con una modificación especial para evitar contagios por coronavirus.

"En lugar de tratar de investigar lo que sucedió, Alemania y sus aliados recurrieron a la diplomacia del megáfono, descargaron un campaña de desinformación masiva contra Rusia y empezaron a exigir alguna 'investigación internacional independiente' auspiciada por la OPAQ", dijo el Gobierno ruso en el comunicado, informó la cadena BBC.

El mes pasado, Rusia invitó a expertos de la OPAQ para que dieran "asistencia técnica" a sus investigadores.

Arias dijo hoy que había conversaciones en curso para definir "todos los parámetros legales, técnicos, operativos y logísticos para que tenga lugar la visita".

La Unión Europea (UE) impuso sanciones a seis funcionarios y a un instituto de investigación rusos por el envenenamiento.

Moscú respondió a principios de este mes con sanciones contra varios funcionarios alemanes y franceses.

La reunión anual de la OPAQ se dividió en dos por el coronavirus.

Esta semana habrá solo dos días de reuniones centradas en la aprobación del presupuesto del organismo para 2021, que asciende a 71,74 millones de euros.

La segunda parte de la reunión se celebrará el año próximo. (Télam)