Autoridades de Rusia, Italia, Alemania y China, entre otros países y organismos multilaterales, sumaron hoy su rechazo público y categórico a los ataques que militantes bolsonaristas hicieron ayer a las sedes del poder en Brasil, y brindaron su apoyo pleno al Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva.

El Kremlin salió esta mañana a repudiar la intrusión y afirmó que "apoya plenamente" al presidente Lula.

"Condenamos de la manera más firme las acciones de los instigadores de disturbios y apoyamos plenamente al presidente brasileño Lula da Silva", declaró a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

La jefa del gobierno italiano, la ultraderechista Giorgia Meloni, estimó que "las imágenes de la irrupción en las sedes de las instituciones son incompatibles con cualquier forma de desacuerdo democrático" y pidió "la vuelta a la normalidad".

El jefe de gobierno alemán, Olaf Scholz, tildó el ataque como "intolerable" a la democracia, y expresó su apoyo a Lula, recogió la agencia de noticias AFP.

Las voces de autoridades europeas se sumaron así a las vertidas ayer por los gobiernos de España y Francia, entre otros.

China "se opone firmemente al ataque violento" contra las sedes del poder en Brasil, declaró a su vez el portavoz de la cancillería, Wang Wenbin, y destacó su apoyo a "las medidas tomadas por el Gobierno brasileño para calmar la situación, restaurar el orden social y preservar la estabilidad nacional".

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo que el ataque "constituye una acción repudiable y un atentado directo a la democracia". "Estas acciones son inexcusables y de naturaleza fascista", afirmó en un tuit.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) "repudia los ataques a las instituciones y la violencia en Brasilia" y lo calificó de "ataque a la democracia", afirmó en un comunicado en portugués.

"El derecho de reunión debe ser pacífico, sin armas y con estricto apego al estado de derecho", insistió.

"Apoyo total al presidente Lula da Silva, democráticamente elegido por millones de brasileños tras unas elecciones justas y libres", afirmó por su parte el presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, en Twitter.

También sumó su posición el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, el español Josep Borrell, quien dijo estar "consternado" por esta "violencia extremista".

La presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, afirmó estar "profundamente preocupada" por lo sucedido. (Télam)