Rusia inició hoy el anunciado retiro de tropas desde la sureña ciudad ucraniana de Jerson, la única capital provincial que tomó desde el inicio de la guerra con Ucrania, un repliegue del que Kiev desconfía y advierte que podría ser una maniobra para tenderle a sus fuerzas una trampa mortal.

El vocero del Ministerio de Defensa ruso dijo que las unidades militares rusas habían iniciado la retirada de Jerson, construida sobre el margen derecho del río Dniéper, hacia la margen izquierda, en línea con un plan anunciado ayer por el titular de la cartera.

"Se está ejecutando la maniobra de traslado de las unidades militares rusas a posiciones preparadas en la margen izquierda del río Dniéper en estricta consonancia con el plan aprobado", dijo el vocero, teniente Igor Konashenkov, en una declaración en Moscú citada por la agencia de noticias AFP.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, recibió el anuncio de la retirada rusa con escepticismo y advirtió que podría tratarse de una maniobra para atraer al Ejército ucraniano a una trampa.

"El enemigo no nos hace ningún regalo, no manifiesta ningún 'gesto de buena voluntad', debemos ganárnoslo todo", declaró anoche Zelenski, afirmando que su país va a reaccionar con "extrema cautela".

Jerson en la capital de la provincia del mismo nombre, una de las cuatro de Ucrania que Rusia se anexionó a principios del mes pasado, en medio de una contraofensiva ucraniana en esa parte del país.

El mismo mes pasado, el Ejército ucraniano llegó hasta las puertas de la ciudad, lo que obligó a las autoridades instaladas allí por Rusia a ordenar la evacuación forzosa de su población civil hacia la orilla izquierda -o sur- del Dniéper.

Pese al escepticismo ucraniano, el presidente de EEUU, Joe Biden, dijo ayer que la retirada mostraba que, más de ocho meses después del inicio de la guerra, Rusia tiene "problemas reales" en el campo de batalla.

El jefe del Estado Mayor de EEUU, Mark Milley, dijo anoche que estimaba que más de 100.000 soldados rusos murieron o resultaron heridos en Ucrania desde el comienzo de la invasión, y que las fuerzas ucranianas sufrieron una similar cantidad de bajas.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, consideró hoy que la retirada rusa de Jerson era "otra victoria" para Ucrania, en declaraciones a la prensa al término de un encuentro en Roma con la primera ministra italiana, Giorgia Meloni.

"Hemos sido informados de la retirada rusa de Jerson. Tenemos que ver cómo se desarrolla la situación sobre el terreno. Pero lo que sí queda claro es que Rusia sufre una gran presión, y si se va de Jerson sería otra victoria de Ucrania", declaró.

La provincia de Jerson tiene una importancia estratégica por ser la única de Ucrania fronteriza con la península de Crimea, anexada por Rusia en 2014, y era hasta ahora el mayor trofeo de campaña para los rusos.

En Kiev, el legislador y negociador de paz ucraniano David Arajamia, insistió en que los militares ucranianos no se dejarían llevar por una falsa sensación de seguridad.

"No confiamos en el enemigo y vamos a actuar de acuerdo con nuestros planes de liberar los territorios", afirmó, mientras entre algunos civiles también reinaba el escepticismo.

Si Rusia perdiera la provincia de Jerson, Ucrania recuperaría un importante punto de acceso al mar de Azov.

Por otra parte, una retirada expone al resto de las tropas rusas en la provincia de Jerson y plantea dudas sobre la capacidad de Moscú de controlar este territorio.

Hoy, el Ejército ucraniano anunció que recuperó 12 localidades en Jerson.

En total, el Ejército ucraniano recuperó "una superficie total de 1.381 kilómetros cuadrados" y "41 localidades" en 40 días, dijo el Ejército en su canal de la red de mensajería Telegram.

En tanto, en relación a la crisis alimentaria desatada por el conflicto, la ONU y Rusia anunciaron que se reunirán mañana en Ginebra para discutir sobre el acuerdo para exportar granos y fertilizantes desde Ucrania y Rusia a través del mar Negro, y podría expirar el 19 de noviembre si Rusia o Ucrania se oponen a su ampliación.

El jefe de Asuntos Humanitarios de la ONU, Martin Griffiths, y la secretaria general de la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo, Rebeca Grynspan, se reunirán con una delegación de alto nivel de Moscú, liderada por el viceministro de Exteriores de Rusia, Serguei Vershinin.

"Van a continuar las consultas en curso para apoyar los esfuerzos del secretario general Antònio Guterres para una implementación plena de los dos acuerdos firmados el 22 de julio en Estambul", dijo una vocera de la organización a la agencia de noticias AFP.

Rusia suspendió hace dos semanas su participación en el pacto tras acusar a Ucrania de utilizarlo como cobertura para atacar a los barcos rusos en Crimea, y si bien reanudó su cooperación pocos días después, advirtió que se reservaba el derecho de Moscú a retirarse nuevamente.

En tanto, la tensión entre Ucrania e Irán resurgió hoy luego de que el comandante aeroespacial de la Guardia Revolucionaria de la nación islámica informara que el país empezó a fabricar un misil que desarrolla cinco veces la velocidad del sonido y es capaz de atravesar todos los sistemas de defensa antimisiles.

Según el general Amirali Hajizadeh, comandante de esa fuerza de élite, "el proyectil que desarrolla velocidades superiores a Mach 5 (cinco veces la velocidad del sonido) representa un gran salto de generación en el aérea de los misiles.

El anuncio se produce en medio de las críticas de las potencias occidentales por la venta de drones armados a Rusia, que -denuncian- están siendo utilizados contra Ucrania en el conflicto que enfrenta a ambas naciones desde el 24 de febrero pasado. (Télam)