El Servicio Federal de Seguridad de Rusia informó este viernes que en la localidad de Gorítsi fueron detenidos tres ciudadanos ucranianos que ingresaron al país con el supuesto fin de detonar un artefacto explosivo improvisado y de gran capacidad "en una de las instalaciones de infraestructura de transporte de Lípetsk".

Los describió como a un hombre, nacido en 1988, que en varias ocasiones fue sentenciado por pedofilia y dos mujeres, nacidas en 1986 y 1978, que formaban parte de "un grupo de sabotaje y reconocimiento creado por Pravi Sektor -un grupo de ultraderecha- bajo los auspicios del Servicio de Seguridad de Ucrania". De acuerdo con un video del interrogatorio publicado por el FSB, los saboteadores del grupo que en español se denomina Sector Derecho planeaban llevar a cabo un atentado en la estación de autobuses.

"En la ciudad de Lípetsk, en la estación de autobuses de Sókol, debía llevar a cabo actos terroristas a instancias de los dirigentes de Pravi Sektor utilizando artefactos explosivos improvisados", explicó el detenido. Se descubrió que los ciudadanos ucranianos dejaban bolsas y bolsos en las paradas de autobús, estaciones de tren y otros lugares públicos para comprobar la vigilancia de los agentes de seguridad.

Hallaron componentes de la bomba improvisada en su escondite, también se encontró su correspondencia con otros miembros de Pravi Sektor "exponiendo sus intenciones". Ya se abrieron causas penales por la preparación de un acto terrorista, participación en una organización extremista y almacenamiento ilegal de explosivos, informó el sitio Sputnik. Int./AEB/PT NA