Rusia afirmó hoy que ya le cortó el gas a todos los países que no accedieron a pagar el suministro en rublos, por lo que no se prevén nuevas desconexiones como las que ya se realizaron en Polonia, Bulgaria, Finlandia, Países Bajos y Dinamarca por su respaldo a Ucrania en la guerra.

"Aquellos países que reciben el gas ya están funcionando conforme al nuevo sistema", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en alusión al protocolo establecido a principios de abril por el presidente ruso, Vladimir Putin, para penalizar a los gobiernos considerados "hostiles", informa la agencia TASS.

El procedimiento establece que los clientes internacionales deben abrir cuentas especiales en el banco Gazprombank, una para los pagos en divisa extranjera y otra para las conversiones en rublos, desde la que se abona a la empresa estatal Gazprom por el gas.

Esta estrategia del Kremlin busca sortear las sanciones internacionales por la invasión a Ucrania, que impiden al gobierno ruso acceder a esas cuentas u operar en monedas como el dólar o el euro.

Aunque la Unión Europea (UE) dijo varias veces que este mecanismo de conversión del rublo es una manera de eludir las sanciones, varios Estados miembros que quieren mantener los suministros pidieron aclaraciones a la Comisión Europea, recordó la agencia de noticias Europa Press.

Este órgano ejecutivo de la UE concluyó que acatar este sistema no implica violar las sanciones, ya que el pago inicial se realiza en euros o dólares. (Télam)