Un equipo ruso contrató a personas de la calle para que publicaran comentarios en Internet, con el objetivo de buscar dar la impresión de que la invasión de Ucrania por parte de Rusia contaba con apoyo popular, informó la empresa estadounidense de tecnología Meta.

Una "granja de trolls" dirigió la campaña de desinformación, manifestó el conglomerado que tiene en su poder las redes sociales Facebook e Instagram y la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp, entre otros productos y servicios.

Según la investigación de la empresa, los trolls trabajaban siete días a la semana por unos 440 dólares al mes y comentaban publicaciones en Instagram, Facebook, TikTok, Twitter, YouTube y LinkedIn, además de las plataformas rusas VKontakte y Odnoklassniki, informó la agencia de noticias AFP.

La firma dijo que se retiraron 1.037 cuentas de Instagram y 45 de Facebook implicadas en la campaña.

Algunos de los involucrados en la operación estaban asociados con la Agencia de Investigación de Internet (IRA), un grupo ruso vinculado a la intromisión electoral en Estados Unidos y otros países desde 2016, explicó Meta.

Las autoridades estadounidenses ofrecen una recompensa de 10 millones de dólares por información sobre la injerencia del IRA en las elecciones.

La operación contrataba a casi cualquier persona para participar del engaño en línea, una táctica parecida a la que usó el IRA años atrás en otras campañas, describió el jefe de inteligencia de amenazas globales de Meta, Ben Nimmo. (Télam)