El Kremlin consideró hoy "positivo" que tanto el presidente estadounidense Joe Biden como su homólogo ruso, Vladimir Putin, deseen reunirse para mejorar las relaciones, después de que la Casa Blanca impusiera nuevas sanciones que tensaron aún más el vínculo bilateral.

"El presidente Putin habló [en primer lugar] de la necesidad de normalizar las relaciones, así que es positivo que los puntos de vista de ambos jefes de Estado coincidan", declaró el portavoz de la presidencia rusa, Dimitri Peskov, que sin embargo calificó de "inaceptables" las decisiones anunciadas ayer por Washington.

La Casa Blanca impuso nuevas sanciones financieras a Rusia y expulsó a 10 de sus diplomáticos por acusaciones de ciberataques e injerencia en las elecciones presidenciales, una decisión que Moscú rechazó de inmediato y por la que convocó al embajador estadounidense para dar una "respuesta contundente".

Pero Biden propuso también a su homólogo ruso una cumbre "en un país tercero" y "en los próximos meses".

Finlandia se ofreció hoy a albergar una eventual cumbre, mientras que Austria también se declaró lista.

El país nórdico, donde ya se organizó una cumbre entre el expresidente estadounidense Donald Trump y Putin en 2018, "informó a Washington y a Moscú" que está "dispuesto a organizar" el encuentro, indicó a la agencia de noticias AFP la oficina del presidente finlandés, Sauli Niinisto.

La idea de una reunión fue bien recibida en Moscú, aunque Peskov reivindicó que Putin había sido el primero en proponer un profundo diálogo.

El vocero aludió a una invitación en marzo a un diálogo en línea público y en directo después de que Biden calificara al presidente ruso de "asesino". (Télam)