Rusia aseguró hoy que su Ejército "liberó por completo" las zonas residenciales de Severodonetsk mientras Kiev afirma que sus tropas aún mantenían "intensos combates" en esta ciudad clave del este de Ucrania y donde alrededor de 800 civiles se habrían refugiado en en una planta química.

"Las zonas residenciales de Severodonetsk fueron liberadas por completo", declaró el ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, en una declaración difundida por televisión en la que agregó que "la toma de control de la zona industrial y de las localidades vecinas continúa".

En consecuencia, Moscú controla ahora 97% de la región ucraniana de Lugansk, a la cual pertenece Severodonetsk, agregó Shoigu, citado por la agencia de noticias AFP.

"Las ciudades de Liman y Sviatogorsk, así como 15 otras localidades, fueron liberadas", agregó.

La toma de estas dos ciudades, de confirmarse, garantizaría a Moscú el control de las ciudades de Sloviansk y Kramatorsk, la capital de la región de Donetsk, aún bajo control ucraniano.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, alertó de que las fuerzas de su país en Severodonetsk estaban superadas en número y que los rusos eran "más fuertes".

Pero al margen de esa situación, el gobernador de Lugansk, Serguei Gaidai, indicó que los rusos aun no controlan la localidad y que allí se mantienen "intensos combates".

En la misma ciudad, alrededor de 800 civiles se habrían refugiado en la planta química Azot, dijo hoy el abogado estadounidense del magnate Dmytro Firtach, propietario del sitio.

Tras fracasar en la toma de la capital Kiev, las fuerzas rusas centran su ofensiva en el Donbass, una cuenca minera en el este del territorio, parcialmente controlada por separatistas prorrusos desde 2014 y donde están Lugansk y Donetsk..

La ciudad industrial de Severodonetsk, situada en la región de Lugansk, es "el núcleo del objetivo del enemigo", aseguró el Estado Mayor ucraniano.

Zelenski declaró al diario británico Financial Times que Ucrania necesita una victoria contra Rusia "en el campo de batalla" antes de cualquier negociación de paz, pero que su posición no cambió respecto a que "toda guerra debe terminar en la mesa de negociaciones".

Las tropas rusas combaten también en la vecina ciudad de Lisichansk, igualmente importante porque se halla a una altura que permite el control de las localidades aledañas.

Las fuerzas que responden al Kremlin también ocupan la central nuclear de Zaporiyia desde el inicio de la invasión. En un contexto de intensos combates, Kiev criticó al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) por querer visitar la planta.

"La visita de la central solo será posible cuando Ucrania recupere el control del lugar", escribió el operador ucraniano Energoatom en Telegram.

El diplomático argentino Rafael Grossi, director del OIEA, había dicho ayer en Twitter que estaba preparando una misión de expertos a la central de Zaporiyia, la más grande Europa, ya que Ucrania lo había "pedido".

Pero Energoatom acusó a Grossi de mentir y dijo que se oponía a la visita. "Consideramos esta declaración como un nuevo intento de acceder a la central para legitimar la presencia de los ocupantes y aprobar sus actos", dijo.

Desde el inicio de la invasión las fuerzas de Moscú ocuparon también la provincia de Jerson, en el sur de Ucrania, y allí comenzó a operar un banco ruso "en formato experimental", declaró el jefe adjunto de la administración militar-civil de la región, Kiril Stremousov.

Por su parte, Ucrania acusó hoy al ejército ruso de encarcelar a cerca de 600 personas en Jerson, en su mayoría periodistas y activistas.

"Según la información que tenemos, unas 600 personas están (...) retenidas en sótanos especialmente habilitados", dijo Tamila Tacheva, representante del presidente ucraniano para Crimea, la península ucraniana limítrofe con Jerson que fue anexionada por Moscú en 2014.

En tanto, la muerte de un importante general ruso en el Donbass fue confirmada hoy por el líder de los separatistas rusos en la región, Denis Pushilin.

En un mensaje publicado en Telegram, Pushilin envió sus "sinceras condolencias a la familia y los amigos" del general Roman Kutuzov, "que mostró con su ejemplo cómo servir a la patria".

"Mientras nuestros generales luchen junto a los soldados, nuestro país y nuestra nación serán invencibles", añadió el líder separatista, que acompañó su mensaje por una foto en blanco y negro del general.

La muerte del general Kutuzov había sido anunciada el domingo por un corresponsal de guerra ruso, Alexander Sladkov, pero aún no había sido confirmada por fuentes oficiales.

Varios militares rusos de alto rango murieron desde el inicio de la ofensiva lanzada por Moscú en Ucrania el 24 de febrero, aunque no se onoce el número exacto ya que las autoridades rusas rara vez informan de sus pérdidas.

La invasión lanzada por el presidente ruso Vladimir Putin, y las perturbaciones persistentes en las cadenas de suministro por la Covid-19 elevaron los temores por un agravamiento de la crisis alimentaria global.

Rusia y Ucrania representaban un 30% de las exportaciones mundiales de trigo.

Ucrania y sus aliados acusan a Rusia de bloquear con sus fuerzas navales los suministros de alimentos desde los puertos ucranianos, pero Moscú rechaza esta acusación y afirma que las exportaciones marítimas de alimentos desde el país vecino se encuentran paralizadas debido a que las fuerzas de Kiev minaron los puertos del país.

Turquía se ofreció para escoltar los barcos de los puertos ucranianos a pesar de la presencia de minas, algunas de las cuales se detectaron cerca de la costa turca.

En ese sentido, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, llegó hoy a Ankara para discutir desde mañana con las autoridades turcas la creación de corredores marítimos por el mar Negro. (Télam)