El Gobierno ruso concedió el plácet a la nueva embajadora de Estados Unidos en Moscú, Lynne Tracy, nominada ayer por el presidente Joe Biden y a la espera de que el Senado otorgue el visto bueno definitivo.

Así lo comunicó el vicecanciller ruso, Sergei Riabkov, según informó la agencia rusa de noticias Interfax.

Tracy ya fue la 'número dos' de la legación diplomática entre el año 2014 y 2017 y será, salvo sorpresa, la primera mujer en ocupar el cargo de embajadora, en un momento clave en la relación bilateral por la escalada de tensiones desatada tras la invasión a Ucrania iniciada el pasado 24 de febrero.

El anterior embajador, John Sullivan, dejó Moscú este mes, después de un mandato en el que fue muy crítico con las políticas promovidas desde el Kremlin, haciéndose eco de las acusaciones de violaciones de Derechos Humanos en Rusia.

Sullivan se había ausentado los últimos meses de sus obligaciones para acompañar en Estados Unidos a su esposa gravemente enferma, que falleció la semana pasada.

Durante su ausencia, fue reemplazado por Elizabeth Rood, la jefa de misión adjunta, que fue nombrada próxima embajadora de Estados Unidos en Turkmenistán.

Tracy, en tanto, que es licenciada en Estudios Soviéticos de la Universidad de Georgia y doctora en Jurisprudencia de la Universidad de Akron, cuenta en su haber con experiencia como asesora principal para Rusia en el Departamento de Estado, además de integrar varias oficinas diplomáticas estadounidenses para Asia Central.

Entre las prioridades de Tracy se destacan la guerra en Ucrania y Brittney Griner y Paul Whelan, dos estadounidenses detenidos en Rusia. (Télam)