La Comisión Europea destacó hoy la actitud que su titular, la alemana Ursula von der Leyen, tuvo en su visita a Turquía junto al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, pese a la decisión del protocolo local de relegar a la funcionaria a un sofá lateral y reservar únicamente para el diplomático belga y el presidente Recep Tayyip Erdogan los sillones principales.

El incidente se produjo ayer al iniciarse la reunión en el palacio presidencial de Ankara, en el que Erdogan recibió a ambos mandatarios comunitarios, que tienen el mismo rango.

En la sala había únicamente dos sillones, que fueron ocupados por Michel y el mandatario turco, ante la sorpresa de Von der Leyen que fue captada por las cámaras.

Finalmente, la dirigente alemana fue acomodada en un sillón del costado, frente a otro en el que estaba el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu.

El hecho, considerado un destrato hacia la condición de mujer de Von der Leyen, fue el tema central de la conferencia de prensa diaria de la Comisión Europea, en la que el vocero Eric Mamer reconoció que el tratamiento de Ankara no fue el correcto, aunque valoró la actitud de la jefa de la Comisión, reportó la agencia Europa Press.

"En esas circunstancias es importante hacer un balance entre lo que es un tema de sustancia y de diplomacia y lo que es un asunto de forma y protocolo", evaluó Mamer, que insistió en que la "asertividad" de la presidenta de la Comisión quedó clara al participar en la cita con el mandatario turco.

"No abandonó el encuentro, sino que participó y jugó su papel; esa el mejor respuesta ante un incidente así", insistió el vocero, que reveló que Bruselas pidió explicaciones a las partes implicadas en la organización del encuentro en Turquía para que ese tipo de hechos no se repitan.

Para peor, el incidente se dio a días de la salida de Turquía del Convenio de Estambul, de 2011, sobre la protección a las mujeres y en contra de la violencia de género.

Para Mamer, el incidente sirvió para que Von der Leyen "agudizase su enfoque en este tema".

El percance puso en debate hasta la actitud de Michel, que se sentó junto a Erdogan en lugar de reclamar un mismo puesto para la líder del Ejecutivo europeo.

La agencia ANSA, por su parte, dio cuenta de los hechos sobre lo que bautizó el "sofá-gate" y hasta destacó que en el video del momento “se escucha un suspiro de decepción” por parte de Von der Leyen mientras los otros dos toman asiento.

Mamer subrayó que la Comisión Europea "espera ser tratada según el protocolo adecuado" y que "se tomará contacto con todas las partes involucradas para que esto no se repita en el futuro", y explicó que el servicio de protocolo de la CE no participó del viaje a Turquía debido a las restricciones por la pandemia.

"Lo que hacemos aquí es que avance un proceso político entre la Unión Europea y Turquía sobre el respeto de los derechos humanos y la presidenta logró llevar el mensaje del Consejo Europeo", sostuvo el vocero.

Más áspero estuvo el subsecretario de Asuntos Exteriores Europeos, el italiano Enzo Amendola, quien escribió que "protocolo es política" en la red Twitter, con una foto del encuentro en Ankara. (Télam)