Las normas que impiden que los parlamentarios lleven bebés a la Cámara de los Comunes se revisarán después del llamado de atención que recibió la diputada laborista Stella Creasy acerca de que no podía presentarse en el recinto con su hijo recién nacido.

"Nos han informado que estuvo acompañada por su bebé en Westminster Hall hoy. Solo quería hacerle saber que las normas, el comportamiento y las cortesías recientemente publicados en la Cámara de los Comunes establecen que no debe tomar asiento en la Cámara cuando esté acompañado por un niño", decía el correo electrónico enviado a Creasy.

Los parlamentarios no obtienen licencia por maternidad y Creasy dijo que se vio obligada a llevar a su bebé de tres meses a la cámara para asegurarse de que los residentes de su circunscripción tuvieran representación.

"Parece que a las madres no se las puede escuchar ni ser vistas en la cámara madre de todos los parlamentos", se quejó en un Twitter Creasy.

"Aparentemente, el Parlamento ha escrito una regla que significa que no puedo llevar a mi bebé dormido de tres meses de buen comportamiento cuando hablo en la recámara. (Todavía no hay ninguna regla sobre el uso de máscaras por cierto)", escribió.

Tras la queja, el presidente de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, pidió que evaluaran las normas.

Click to enlarge
A fallback.

Hoyle dijo a los diputados que es extremadamente importante que los padres de bebés y niños pequeños puedan participar plenamente en el trabajo de esta Cámara.

La diputada por su parte celebró la iniciativa de Hoyle y espera que esto signifique que algunas de estas reglas serán revisadas para hacer posible que la paternidad y la política se mezclen. (Télam)