Campesinos del norte del departamento Nariño, en Colombia, mantenían retenidos hoy a 15 militares en protesta por un reciente combate entre tropas regulares y guerrilleros que provocó heridas a cinco civiles, informó la prensa internacional.

En esa zona, efectivos de las fuerzas armadas y la Policía libraron en los últimos días intensos combates con miembros de uno de los grupos remanentes de las disueltas FARC, según la agencia de noticias Europa Press.

Los lugareños denunciaron que a raíz de esos combates fueron heridos cinco civiles, entre ellos dos menores de edad, y cuestionaron que la ofensiva militar se haya producido apenas 12 horas después de la liberación de un policía al que los guerrilleros habían mantenido secuestrado durante tres días.

“No podemos permitir que después de exponer nuestras vidas para presionar ante la guerrilla la liberación del uniformado, ahora sea el propio Estado quien nos corra a bala y ponga en peligro la vida de cientos de campesinos que a esa hora ya estaban en su día de trabajo”, afirmó un vocero de los campesinos, según la emisora colombiana Blu Radio.

“Desafortunadamente, los gestos humanitarios de las comunidades son respondidos con sonido de fusiles y es claro que ni a los altos mandos militares ni al gobierno les importa la vida de sus hombres ni de la población civil”, agregó la fuente.

Hasta esta noche, ninguna autoridad colombiana se había pronunciado sobre la retención de los militares. Solo la Defensoría del Pueblo había confirmado que cinco civiles fueron heridos en los combates. (Télam)

Click to enlarge
A fallback.