El Gobierno de República Checa anunció hoy que limitará el número de diplomáticos rusos, tras la expulsión de decenas de representantes que impulsaron ambos países en medio de una escalada de la tensión bilateral.

El canciller checo, Jakub Kulhanek, dijo que el Kremlin tendrá hasta finales de mayo para retirar a su personal diplomático de Praga y reducir su número al mismo nivel que el de la embajada checa en Moscú.

Praga tiene actualmente 24 funcionarios en su embajada en Rusia, que a su vez cuenta con 94 en su misión diplomática en Praga.

La República Checa ya expulsó a 18 diplomáticos rusos y Rusia hizo lo mismo con 20 funcionarios checos, unas medidas que aumentaron la tensión entre los dos países a raíz del papel de Moscú en una explosión en 2014 en territorio checo.

"De acuerdo con el artículo 11 de la Convención de Viena [sobre relaciones diplomáticas], limitaremos el número del personal de la embajada rusa en Praga al número actual en nuestra embajada en Moscú", dijo Kulhanek a la prensa.

Ayer, el canciller dio un ultimátum a Moscú para que permitiera a los 20 diplomáticos expulsados volver al trabajo, alegando que no habían hecho nada malo, informó la agencia de noticias AFP.

"Sugerimos a Praga que deje los ultimátums para la comunicación dentro de la OTAN. Con Rusia, ese tono es inaceptable", respondió entonces la vocera de la diplomacia rusa, Maria Zajarova.

Praga acusó el sábado a los servicios secretos rusos de estar detrás de una explosión en 2014 en un depósito de municiones en Vrbetice, en el este del país, que provocó dos muertos e importantes daños materiales.

La policía checa está buscando a dos hombres vinculados con la explosión, pero que coinciden con los dos sospechosos del intento de envenenamiento del agente doble ruso Serguéi Skripal en Reino Unido en 2018. (Télam)