Un mural de la ciudad de Manchester con la imagen de Marcus Rashford, uno de los jugadores de fútbol afrodescendientes atacados en redes sociales con cientos insultos racistas esta semana, está siendo restaurado por el artista que lo hizo luego de que fuera grafiteado con mensajes también ofensivos.

Inmediatamente después de la derrota de Inglaterra en la final de la Eurocopa 2020 ante Italia, el domingo, Rashford, Jadon Sancho y Bukayo Sako fueron objeto de una avalancha insultos racistas aberrantes en las redes sociales tras errar en la definición por penales.

El mural pintado al costado de un café, que representa a Rashford, delantero del Manchester United, ahora está siendo restaurado por su autor, el artista callejero Akse P19.

También una red de financiación colectiva creada para pagar las reparaciones y mantenerlo recaudó ya más de 27.000 libras.

Según informó la cadena de televisión Sky News, a las pocas horas de haber sido garabateado, los residentes locales lo habían cubierto con mensajes y corazones etiquetando a la estrella del Manchester United como un "héroe".

La policía de la zona metropolitana de Manchester, por su parte, inició también investigación sobre los daños agravados por motivos raciales.

Rashford, que figura en la lista de las 100 personas más influyentes de la revista Times, dijo ayer que creció en un deporte donde siempre esperó leer cosas sobre él, ya sea por su color de piel, por dónde nació o por cómo decide pasar su tiempo fuera de la cancha.

"Puedo soportar críticas vinculadas a mi desempeño futbolístico todo el día. Mi penal no fue lo suficientemente bueno, porque debería haber terminado en gol, pero nunca voy a pedirle perdón a nadie por quién soy y de dónde vengo", expresó.

"Soy Marcus Rashford, tengo 23 años, soy un hombre negro de Withington y Wythenshawe, del sur de Manchester. Si no tengo nada más, tengo eso", agregó y agradeció todos los mensajes de apoyo que le enviaron.

Ayer el primer ministro, Boris Johnson, condenó los insultos racistas, al igual que otros líderes y personas influyentes y dijo que los responsables deberían estar avergonzados.

La Asociación de Fútbol describió el comportamiento de algunos aficionados en Internet como "repugnante" e instaba a la policía a aplicar "los castigos más rigurosos posibles".

Según el diario Times, el Gobierno británico tiene la intención de exigir a las empresas tecnológicas denunciar datos de usuarios que han posteado insultos racistas contra los jugadores de fútbol en Inglaterra.

De acuerdo con la publicación, el Gobierno tiene la intención de garantizar que las personas que publican declaraciones ofensivas en redes sociales sientan las consecuencias en la vida real. (Télam)